Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Aragón prepara una ley para reconocer el uso público del catalán en las zonas vecinas a Cataluña

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, expresó ayer su decidida voluntad de que el uso público del catalán y el aragonés tengan un reconocimiento legal en las zonas de su comunidad donde se hablan. El Estatuto de Autonomía de Aragón considera al castellano, el aragonés y el catalán como lenguas de esta comunidad, pero hasta ahora eso no se ha traducido en una mejora significativa de la presencia pública de las dos últimas. Iglesias, que preside un Gobierno formado por socialistas y regionalistas, manifestó también su deseo de mejorar las relaciones entre la Diputación General de Aragón y la Generalitat de Cataluña, que han sido muy frías durante los últimos años.El catalán es la lengua materna de 70.000 aragoneses de las comarcas orientales de esta comunidad. Iglesias, que es natural de Bonansa, una localidad de la comarca del Ribagorza, defendió la normalización del aragonés y el catalán en la campaña de las elecciones que le han llevado a la presidencia.

Iglesias anunció ayer en una entrevista emitida por Catalunya Ràdio una ley de lenguas cuyo objetivo será dar al uso público del aragonés y del catalán el reconocimiento que ya tiene su uso familiar. "La haremos con toda la prudencia", dijo, "porque el catalán y el aragonés son dos lenguas plenamente de aquí". Y con el objetivo, añadió, "de que sea una lengua plenamente aceptada también en la calle como lo es en el uso familiar".

El presidente aragonés lamentó que las relaciones entre los gobiernos de Aragón y Cataluña no hayan sido mejores en el pasado. Rectificar esa situación es también uno de sus objetivos. "Cataluña y Aragón se han alejado porque los Gobiernos que hemos tenido posiblemente no han hecho el esfuerzo de relación y de reconocimiento suficiente", afirmó.

Durante su campaña electoral Iglesias participó en El Pont de Suert con el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Pasqual Maragall, en un acto con alcaldes de municipios de la franja oriental de Aragón y de las comarcas catalanas limítrofes. Fue un acto dedicado a defender que se preserven las intensas relaciones entre estas comarcas por encima de divisiones político-administrativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1999