Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristina Hoyos invoca la magia del taranto

Menos mal que Cristina Hoyos vino a poner las cosas en su punto al final de las galas del Festival del Cante de las Minas, dando una lección del baile. El baile de siempre, el que no admite componendas. El taranto que ella baila es intenso, de un dramatismo contenido que le da oportunidad para expresar un complejo universo de sentimientos mediatizados por el arte de esta mujer que sabe armonizar con sutileza lo necesario para crear su mundo de belleza. Cristina Hoyos ha logrado un grupo sumamente homogéneo, en el que cuenta con excelentes individualidades. Juan Ogalla y El Junco, por ejemplo, quienes hicieron un soberbio baile por siguiriyas. Que pecó de excesivamente largo, quizás, igual que otros del programa, aunque todos ellos sean de notable factura.Completó el programa Carlos Piñana. Lamentablemente oímos poco su guitarra, que no hizo un solo tema en solitario. Y como llevaba un grupo muy amplio el sonido de su guitarra quedó con frecuencia sumergido en el volumen general de la música. A fin de cuentas, todos los grupos de este corte que hoy proliferan en el flamenco tienen un soniquete semejante e indiscriminado. Puedo decir, sí, que la música de Piñana me pareció agradable, moderna y no demasiado profunda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1999