Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprobará el próximo septiembre la nueva normativa sobre perros peligrosos El Ejecutivo no obligará a los dueños de los animales a pasar un test psicológico

El Gobierno vasco está ultimando, para aprobar el próximo mes de septiembre, la nueva normativa sobre perros peligrosos, a cuya elaboración en un plazo de seis meses le instó el Parlamento el pasado mes de febrero. Pese a que el Ejecutivo era partidario de que una norma estatal regulase todos los aspectos de la tenencía y cría de estos animales, finalmente incluirá una serie de modificaciones con respecto al anteproyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros en julio. De momento, el Gobierno vasco se opone a obligar a a los dueños de estos animales a que pasen tests psicotécnicos y también es reacio a elaborar listados de razas de perros potencialmente peligrosos.

Obligar a los dueños de los animales a tener un seguro de responsabilidad civil, llevar a los perros atados en la vía pública y el control de los centros de cría, adiestramiento y venta son algunas de las exigencias que impondrá la nueva normativa vasca. Las sanciones que se aplicarán, en caso de no cumplirse la normativa, serán las que ya establece cada ayuntamiento, según explican Juan Ramón Puy y Álvaro Iturritxa, responsable del área de Ganadería y director de Medio Natural del Departamento de Agricultura y Pesca, respectivamente, encargados de desarrollar el borrador de la nueva normativa. Ambos rechazan que se cree un listado de perros potencialmente peligrosos. "Estas listas dejan fuera de control a todos los perros mestizos y generan una animadversión generalizada hacia determinadas razas, que se satanizan, cuando la mayoría de las agresiones provocadas por perros este año han estado protagonizadas por razas que no están incluidas en dichos listados", explica Álvaro Iturritxa. Otro de los puntos que suscita divergencias es el de la necesidad de que los dueños o potenciales propietarios de los canes, especialmente en el caso de las razas consideradas más peligrosas, estén obligados a pasar un test psicológico y obtener el correspondiente certificado de aptitud. "Pasar un test psicotécnico es relativamente sencillo y no garantiza nada, aunque sí se pueda tener en cuenta en el caso de que el dueño tenga antecedentes penales", afirma el director de Medio Ambiental. "Es más importante organizarse de tal forma que podamos tener un historial clínico y de incidentes de cada perro. Esto se consigue mediante campañas de identificación de los animales y de sus propietarios y con un control veterinario que obligue a una revisión anual que muestre el estado y la evolución de los animales", añade. Esta opinión es compartida tanto por asociaciones de veterinarios como por sociedades protectoras, que consideran, con todo, que el punto débil está en la Administración. Abandonos Pese a las diferencias inidcadas, los representantes del Gobierno vasco siguen apostando porque exista una unificación de criterios que permita tener una legislación que funcione a nivel estatal e incluso europeo. Andalucía, Cataluña y la Comunidad de Madrid ya han elaborado o están haciéndolo sus propias regulaciones. Nerea Antía, representante de la Asociación para un Trato Ético con los Animales (ATEA), opina que hacer un listado de perros potencialmente peligrosos "no va a servir de nada. Es un parche más que ha puesto la Administración para responder a la alarma social que se ha creado", añade. ATEA considera que hacer listas en las que figuren determinadas razas de perros como peligrosos fomenta el miedo y criminaliza a una serie de animales que son inocentes. "Ellos nunca deciden", agrega Antía. Sólo la perrera municipal de Bilbao recogió entre junio y julio pasados 44 perros, y en España 70.000 perros han sido abandonados en lo que va de año. "La Ley de Protección de Animales del País Vasco, que se aprobó en 1993, prohíbe terminantemente el abandono de perros y otros animales. En estos seis años no se ha tramitado ni una sola multa en este sentido, a pesar de que en Álava, sólo en lo que va de año, se han producido 1.300 abandonos y normalmente se registran unos 2.000 al año. Algo falla", explica Nerea Antía. En Euskadi están censados 2.048 perros de los denominados agresivos, pero, según Puy, debe haber unos 2.600. Sólo se llegan a controlar un 70% de los animales debido a problemas de localización y ubicación de los mismos. "Tener un perro, incluso de una raza concreta, se ha convertido en una moda y en un negocio que no está bien regulado. Los perritos regalados en los cumpleaños y las comuniones de primavera son los que aterrizan, con suerte, en uno de los 38 centros caninos de Euskadi. La gente no sabe la responsabilidad que implica tener un perro", afirma Antía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 1999