Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joyero queda en estado crítico al recibir tres disparos en un atraco en Leganés

Los joyeros siguen inseguros. Luis Gómez, un joyero de 51 años, entró en estado crítico tras recibir tres disparos durante el atraco a su comercio, en el barrio de San Nicasio de Leganés (173.000 habitantes). Dos hombres a cara descubierta irrumpieron a media tarde en el establecimiento y se apoderaron de cuatro muestrarios de cadenas, pulseras y esclavas de oro. El joyero recibió un balazo en su tienda. Aun así salió detrás de los atracadores, que le dispararon dos veces más. Quedó malherido en la calle. La policía no había detenido anoche a los ladrones.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 18.20, en la calle de Galicia, número 6, en el barrio de San Nicasio. Dos hombres entraron en la tienda armados con pistolas. Intimidaron al dueño de la joyería, al que le exigieron que sacara el muestrario. Durante el robo, la víctima recibió un disparo en el tórax. Pese a ello salió a perseguir a los ladrones por la calle. Allí fue tiroteado en el abdomen. "Eran dos personas con acento suramericano, altas, que iban vestidas con camisas amarilla y azul. Uno de ellos llevaba gafas graduadas", explicó la hija del joyero.Los ladrones huyeron en un coche con matrícula de Cáceres, según informó un portavoz de la Policía Municipal de Leganés. Agentes municipales montaron, junto con el Cuerpo Nacional de Policía, un dispositivo de vigilancia para detenerlos, pero resultó infructuoso.

El joyero quedó tendido en el suelo. La primera llamada de alerta la recibió el teléfono 112. Una UVI móvil del 061 atendió al joyero en la propia calle. Después fue trasladado al hospital Severo Ochoa, donde le hicieron las primeras curas, tras lo cual le llevaron al Doce de Octubre.

Según un informe del Insalud, el joyero presentaba una primera herida de bala con entrada por el abdomen y con salida por la espalda, causando una posible lesión de riñón, informa Europa Press. La segunda herida de bala entró por la zona del cuello, con salida por debajo de la clavícula, lo que le causó una fractura en la primera y segunda costillas y produjo un posible desplazamiento costal. Por último, la tercera bala entró por la espalda y su salida no pudo ser encontrada por los facultativos que le atendían. Anoche seguía ingresado en la unidad de cuidados intensivos tras ser intervenido quirúrgicamente. Su estado era crítico.

"Todavía no hemos podido calcular lo que se ha sustraído. Creemos que varios millones de pesetas, pero el que lo sabe realmente es mi padre, que ahora está grave en un hospital", señaló la hija del herido.

Protesta gremial

Los joyeros llevan pidiendo medidas especiales de protección desde comienzo de año. El presidente de la patronal del sector, Alfredo Montejo, denunció en marzo que habían sufrido en la región más de 180 robos desde el 1 de septiembre. Ante esta protesta, la Delegación del Gobierno en Madrid puso una línea telefónica de contacto directo con las joyerías para que los dueños pudieran avisar de inmediato a las comisarías en caso de sospecha.El delegado del Gobierno en Madrid, Pedro Núñez Morgades, apuntó entonces a bandas de hispanoamericanos que antes se dedicaban al asalto de viviendas de lujo como los responsables de la ola de atracos a las joyerías y relojerías.

La ministra de Justicia, Margarita Mariscal de Gante, también medió en el problema. Se comprometió a potenciar los juicios rápidos contra los autores de atracos de joyerías. Entonces aseguró que se iban a hacer "todos los esfuerzos" que estuvieran en sus manos.

El último herido en el atraco a una joyería se registró en la calle de Alcalá, número 129 (Salamanca). Cuatro atracadores entraron a plena luz del día y con la cara descubierta en el establecimiento de Luis Huecas. Uno de los atracadores golpeó en la cabeza al dueño de la tienda con la culata de la pistola. En su huida efectuaron un disparo al aire.

Por otra parte, la Brigada de Policía Judicial detuvo ayer a tres personas acusadas de otros tantos atracos en joyerías de Puente de Vallecas. Los detenidos son José María R. P. y Carmen G. S., de 25 años, y David S. H., de 24. Los robos se efectuaron entre el 6 de julio y el pasado martes. Según las pesquisas, David intervino en los tres asaltos, y José María, en los dos primeros. En cuanto a Carmen, esperaba a sus compinches en el interior del vehículo con el que escapaban.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999

Más información

  • El comerciante, herido de un balazo, salió detrás de los ladrones y recibió otros dos tiros