Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba en Torroella de Montgrí

Tienen un repertorio que abarca desde Vivaldi hasta compositores actuales, pero es la música latinoamericana, y muy en especial la cubana, la que cultiva la orquesta Camerata Romeu en sus conciertos desde que fuera creada en 1993 por Zenaida Romeu, su directora, bajo el auspicio de la Fundación Pablo Milanés. La Camerata Romeu, que esta noche (22.30 horas) ofrece un concierto con obras de compositores cubanos en la iglesia de Sant Genís de Torroella de Montgrí, dentro de la programación del 19º Festival Internacional de Música de la población ampurdanesa, es una orquesta de cámara integrada sólo por mujeres, que Zenaida Romeu recluta entre las mejores jóvenes instrumentistas que salen de las escuelas de arte de Cuba. El carácter exclusivamente femenino de la orquesta -cinco violinistas, dos intérpretes de viola, una vilonchelista y una contrabajo- y el hecho de que en los conciertos interpreten todas las obras sin partitura confiere a este conjunto un sello muy particular, que a Zenaida le gusta cultivar para contribuir a que las interpretaciones nunca pasen desapercibidas. En sus nueve años de vida, la Camerata Romeu ha conseguido abrirse camino más allá de la isla de Cuba, obteniendo tanto la aprobación del público como la de la crítica especializada por la originalidad de la propuesta y la elección del repertorio. Para el concierto de esta noche en Torroella de Montgrí han preparado un programa integrado por partituras, en su mayoría breves, de Carlos Fariñas, José White, Ignacio Cervantes, Rodrigo Prats, Antonio María Romeu, Abelardo Valdés, Harold Gramatges, Roberto Valera, Juan Piñera, Beatriz Corona,Calixto Álvarez y Jorge Marín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999