_
_
_
_

Levantada la prohibición de capturar moluscos en el litoral de Doñana Más de 200 mariscadores vuelven a faenar tras dos meses de parada

La Junta de Andalucía levantó ayer parcialmente la prohibición de la captura y comercialización de chirlas y coquinas en parte del litoral andaluz. De esta forma, queda anulada una orden dictada el pasado 14 de junio, después de que, en el curso de una analítica rutinaria, fuese detectada una infección en los productos causada por una toxina conocida como DSP (Diarrhetic Shellfish Poison), que es transportada por las algas y contamina a las especies de la zona que las consumen. La ingesta de productos contaminados por este agente puede llegar a producir episodios diarréicos. La autorización que viene a acabar con la prohibición se ejecutará de forma inmediata, antes incluso de que se publique en el Boletín Oficial de Andalucía. Los 200 mariscadores del litoral del Parque Nacional de Doñana dedicados a la coquina pueden, por ello, volver a faenar en esta zona después de dos meses y medio de parada, al tiempo que la chirla puede capturarse en la barra del Terrón (Lepe), cerrada a la pesca desde el 2 de julio. Los análisis realizados en el laboratorio del Centro de Investigación y Cultivo de Especies Marinas Aguas del Pino en Cartaya han certificado la desaparición de la toxina en estas franjas del litoral onubense, según un comunicado de la Junta. Sin embargo, la prohibición de captura de la coquina se mantiene en las zonas comprendidas entre Isla Canela y el río Carreras, en las desembocaduras de los ríos Piedras y Odiel, así como entre el Picacho y la Torre del Loro de Mazagón -ésta última también cerrada para la chirla. Periodo de recuperación La proliferación natural de la microalga con la biotoxina DSP obligó a cerrar la zona marítima de Doñana el 20 de mayo, durante la veda de la coquina y se mantuvo también a partir del 15 de junio, cuando concluyó el periodo de recuperación de los caladeros. Este alga fue, además, extendiéndose por todo el litoral, de forma que Lepe se cerró para la chirla hace un mes. Las pérdidas ocasionadas generaron el establecimiento de un plan de saneamiento en el área afectada y campañas de promoción de los productos para garantizar ante los consumidores la calidad de los mismos. Los barcos onubenses, haciendo uso del acuerdo transfronterizo de pesca con Portugal, se desplazaron al litoral del país vecino para continuar con la captura de la coquina, mientras que los mariscadores de Doñana, que realizan la extracción de forma manual, cesaron su actividad. La captura de la coquina en la costa del coto es la forma de vida de 200 mariscadores de las provincias de Sevilla, Huelva y Cádiz, lo que, unido a la falta de ayudas por contaminación natural y los segundos análisis de los pescadores, impulsó a éstos a protagonizar manifestaciones en la playa de Matalascañas. Sólo en Sanlúcar de Barrameda una treintena de mariscadores se han visto afectados por la paralización. La medida cautelar de la Junta había ocasionado, además, pérdidas en el potente sector de distribución y venta de moluscos de la ciudad, en plena temporada turística. Fuentes de la Consejería de Agricultura y Pesca descartaron ayer que la toxicidad encontrada estuviese aún vinculada con restos del vertido de Aznalcóllar, que llegó a originar un alto grado de contaminación en toda la zona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_