Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obras Públicas creará un parque de 170 hectáreas entre Torrejón y Alcalá

Un parque de 170 hectáreas servirá de frontera entre Torrejón de Ardoz y Alcalá. Se llamará Parque Central del Henares y en él se ubicará un complejo empresarial de 70.000 metros cuadrados destinado a industrias limpias dedicadas a la investigación. La consejería de Obras Públicas convocará un concurso de ideas para levantar el complejo industrial que deberá ajustarse a estrictas normas medioambientales.

En el erial rústico que separa Torrejón y Alcalá crecerá una gran zona verde mucho más grande (casi un 50%) que el parque del Retiro. Sesenta hectáreas las ocupa, ya, un antiguo olivar. Otras 110 serán plantadas para formar un parque fluvial a lo largo de las riberas del Henares, que bordea toda la finca. En estos terrenos -propiedad de la empresa pública Arpegio- habrá sitio también para un polígono empresarial de 70.000 metros cuadrados, donde se ubicarán unas 20 empresas especializadas en temas de investigación, además de un centro de gestión desde donde se dirigirá el complejo. Igualmente, la finca acogerá la nueva depuradora de aguas residuales de Alcalá de Henares, de la que se obtendrá el agua reciclada necesaria para regar el futuro parque. Luis Eduardo Cortés, consejero de Obras Públicas y vicepresidente del Gobierno regional, defiende la bondad del proyecto: "Pretendemos hacer compatible el desarrollo, la investigación y la tecnología con la defensa del medioambiente". Cortés anuncia que el complejo estará acabado dentro de unos dos años y medio y reconoce que el parque se financiará con la construcción del polígono empresarial. "Convocaremos un concurso de ideas para lograr un complejo que se adapte a los más estrictas normas medioambientales y que se base en los principios de un desarrollo inteligente", explica el vicepresidente. El parque industrial deberá tener paneles solares de apoyo energético, un diseño arquitectónico adaptado al territorio y circuitos diferenciados de agua para su reutilización.

La inversión prevista para poner en marcha el Parque Central es de 1.200 millones de pesetas. La mayor parte de esta inversión (500 millones) se dedicará a crear los caminos y paseos arbolados en la finca, levantar plantaciones de agricultura experimental y acondicionar las riberas del Henares para la práctica de deportes naúticos. Otros 400 millones servirán para nuevos accesos y la construcción de una estación de Cercanías. Unos 300 millones más se destinarán a la red de abastecimiento de aguas recicladas y los aparcamientos.

Los ecologistas rechazan los argumentos ofrecidos por Luis Eduardo Cortés para justificar estas inversiones. El portavoz de Ecologistas en Acción, Santiago Martín Barajas, afirma que el proyecto sólo busca levantar un polígono industrial en una zona rústica. "Eso sí, Cortés lo enmascara, pintando de verde los planos, pero de paso eleva el valor de todos los terrenos del entorno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de julio de 1999

Más información

  • La zona verde rodeará un nuevo polígono de industrias limpias