Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector porcino estima que perdió 15.000 millones en un año de crisis Los precios prácticamente han recuperado la normalidad

Los productores porcinos han empezado a ver la luz tras casi un año de crisis, pero no están seguros de que sea el final del túnel. Los precios del cerdo han recuperado la normalidad, desde que en agosto se produjera una brutal caída a causa del exceso de oferta. La organización agraria Asaja estima que las pérdidas acumuladas desde agosto suman 15.000 millones. La Junta es más optimista y cree que la crisis coyuntural "está zanjada", pero insiste en la necesidad de una reestructuración.

El kilo de cerdo se comercializa ya a 180 pesetas, apenas cinco o diez pesetas menos que el precio normal y el doble de los peores meses de la crisis. El sacrificio de madres y lechones que los ganaderos afrontaron a finales del año pasado para reducir excedentes y permitir una recuperación de los precios ha surtido efecto. "El repunte empezó en junio, a los seis meses de esos sacrificios. Nos alegramos de la situación, pero somos prudentes en el análisis. No hay que echar las campanas al vuelo. Además, pese a que ha habido una recuperación de precios, con eso los productores no pagan las deudas", sostiene Juan Carlos Rodríguez, gerente de Agropecuaria del Sur, una cooperativa que comercializa la mayor parte de la producción malagueña. La crisis de los pollos belgas, también ayudó a recuperar mercado. Tanto Asaja como Agropecuaria del Sur reprochan a las administraciones que no hayan apoyado al sector, como se hizo en Francia o Inglaterra, donde se enmascararon ayudas, ya que las subvenciones directas están prohibidas por la normativa comunitaria. Cristóbal García, de Asaja, se queja de que el Ministerio y la Junta se echaran la pelota "y ninguna puso nada". El Gobierno central hizo una ligera rebaja en el IRPF y aplazó la Seguridad Social. "Pero casi ningún ganadero se acogió al decreto del Ministerio; prueba de que no era apetecible", según García. En plena crisis, el Parlamento andaluz propuso que se constituyera una comisión tripartita -Gobierno, Junta y ganaderos- para buscar soluciones consensuadas. Nunca llegó a reunirse. El consejero de Agricultura, Paulino Plata, asegura que pidió al Ministerio que impulsara su constitución y que la administración central "no lo estimó necesario". Para Asaja, la recuperación ha sido posible gracias a la autorregulación del sector y no a la ayuda pública. García argumenta que "eso demuestra que los ganaderos, cuando se echan a la calle es porque tienen la soga al cuello". Desde la Junta se hace un análisis más optimista. Técnicos de la Consejería de Agricultura sostienen que la crisis coyuntural está superada, pero insisten en la necesidad de una reestructuración: modernización de las explotaciones, adecuación de la oferta a la demanda, reducción del impacto ambiental y mejora de la comercialización. Pero esos cambios dependen de un real decreto que se está negociando entre el Ministerio, las comunidades autónomas y los productores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 1999