Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPACIO

Europa presenta su viaje al cometa Wirtanen con la nave 'Rosetta'

Un nave europea, Rosetta, tiene una cita con el cometa Wirtanen para mayo del 2012. La misión, de la Agencia Europea del Espacio (ESA), será una de las más emocionantes e innovadoras de la exploración espacial. La salida está prevista para el 2003 y, tras recorrer 5.300 millones de kilómetros, llegará a ese pequeño objeto celeste, un trozo de hielo sucio de menos de un kilómetro de diámetro máximo que orbita alrededor del Sol con un período de cinco años y medio. Y no sólo se acercará a él, sino que un módulo de descenso se enganchará a su superficie. Además, la nave seguirá a Wirtanen durante dos años en su viaje hacia el Sol. La ESA presentó la semana pasada en Londres el diseño definitivo de Rosetta, un artefacto automático con enormes paneles solares (32 metros de longitud) y 2.900 kilos de peso en el lanzamiento, incluido combustible.

Aunque otras naves, sobre todo la célebre Giotto europea, se han aproximado ya a núcleos cometarios y la estadounidense Stardust va camino del encuentro con el cometa Wild2, ninguna sonda se ha posado en la superficie de uno de estos cuerpos.

Rosetta seguirá una trayectoria complicada. En ocho años de viaje por por el Sistema Solar pasará dos veces por las proximidades de la Tierra y una por Marte para tomar el impulso gravitatorio necesario para llegar a su destino. Por el camino pasará muy cerca de dos asteroides.

Cuando la nave llegue a Wirtanen estará a 675 millones kilómetros del Sol, ha explicado la ESA, y el nucleo del cometa estará aún inactivo. Gracias a su sistema de navegación y tras haber determinado exactamente la pósición del cometa con los datos tomados por la propia nave, Rosetta maniobrará para acompasar su velocidad y dirección con las de Wirtanen. Por fin se acercará hasta dos kilómetros de la superficie del núcleo para empezar a hacer un mapa global.

Esto permitirá también elegir un buen sitio para el descenso y entonces se desprenderá un módulo de 100 kilos. Éste, al llegar al suelo, disparará un arpón con el que se enganchará al cometa para no rebotar -por la baja atracción gravitatoria- y perderse en el espacio. El módulo llevará ocho experimentos que funcionarán al menos durante un mes y enviará información sobre la composición, densidad, textura, porosidad y propiedades térmicas del núcleo. La sonda orbital, con 12 instrumentos científicos, estudiará durante dos años las características y dinámica de Wirtanen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 1999

Más información

  • EXPLORACIÓN DEL SISTEMA SOLAR