Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguilar pide consenso para aprobar los grandes proyectos de Córdoba

La candidata de IU a la alcaldía de Córdoba, Rosa Aguilar, fue investida ayer alcaldesa con el apoyo del grupo socialista en el consistorio. Aguilar inauguró su mandato con un discurso institucional en el que reivindicó la legitimidad de su llegada a la alcaldía -mediante un pacto con el PSOE- y pidió la colaboración de los populares para sacar adelante lo que todos lo grupos coincidieron en denominar como temas de ciudad: el plan Renfe, el plan del río, la revisión del PGOU y la reivindicaciones históricas de infraestructuras, como la finalización de las rondas de circunvalación o el inicio de la autovía a Antequera. Arropada por la cúpula nacional de IU, con la presencia del coordinador federal y ex alcalde de Córdoba, Julio Anguita, y la del secretario general del PCE, Francisco Frutos, Rosa Aguilar recibió ayer el bastón de mando de la alcaldía. Como dato anecdótico, la nueva alcaldesa recogió el bastón de manos de la presidenta de al mesa de edad, y no de su antecesor, Rafael Merino (PP), tal y como había ocurrido hasta el momento en la historia democrática del Ayuntamiento. Temores infundados El acto transcurrió con normalidad, pese a los llamamientos no oficiales de las últimas semanas para la movilización del electorado de derechas contra un pacto que consideran poco ético. Por el contrario, unas 300 personas aplaudieron la llegada de los líderes de IU al vestíbulo del Ayuntamiento. Aguilar, como primera medida, y en un intento de mostrar un talante diferente en el nuevo gobierno, firmó su primer decreto como alcaldesa nada más concluir el acto de investidura. En éste, se dispone el archivo de los siete expedientes disciplinarios abiertos contra otros tantos policías locales por la protesta que este colectivo mantuvo durante la pasada feria en demanda de mejoras en sus condiciones de trabajo. El ex alcalde Rafael Merino, en su discurso, dijo estar convencido de no haber defraudado a los ciudadanos y citó como aval de su gestión los 71.651 votos recibidos el pasado 13 de junio (46,4%). Merino mostró sus recelos ante el acuerdo alcanzado entre IU y el PSOE para compartir la gestión municipal y apeló a la responsabilidad de ambos grupos para sacar adelante proyectos en los que mantuvieron posturas diferentes durante el pasado mandato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 1999