Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PACTOS MUNICIPALES

El GIL queda apartado del gobierno de Melilla gracias a un acuerdo de investidura en favor de UPM

Juan José Imbroda, de Unión del Pueblo Melillense (UPM), será investido hoy nuevo alcalde-presidente de la ciudad norteafricana, según un acuerdo alcanzado anoche. Imbroda, sólo a efectos de investidura, será respaldado por los ediles del Partido Popular, el PSOE, y el Partido Independiente de Melilla (PIM). El pacto, ordenado desde las direcciones nacionales del PP y el PSOE, permite apartar al Grupo Independiente Liberal (GIL) del gobierno de la ciudad. El partido que dirige Jesús Gil y Gil fue el que obtuvo mayor número de escaños (siete) en las elecciones del pasado 13-J. El candidato del GIL, el empresario hostelero Cris Lozano, estuvo apurando las últimas horas para lograr un acuerdo con al menos dos partidos locales que le permitieran alcanzar mayoría absoluta -13 diputados-, mientras que otras fuerzas como el PP y el PSOE veían con temor esa posibilidad y buscaron a la desesperada otras alternativas. A primeras horas de la noche, un acuerdo impuesto de las direcciones nacionales del PP y el PSOE permitió cerrar el pacto: Imbroda será apoyado en la investidura por los cinco electos del PP, los dos del PSOE y los tres del Partido Independiente de Melilla. El partido que se alzará con la alcaldía-presidencia obtuvo tres escaños. Coalición por Melilla, una formación que agrupa fundamentalmente el voto musulmán, se ha quedado fuera del acuerdo, pese a haber conseguido cinco representantes. La constitución del equipo de gobierno se producirá durante la mañana de hoy, en una sesión que algunas fuentes consideraban anoche que podría ser "caliente". Jesús Javier Pérez Sánchez, secretario regional del PP, ya anticipó incluso antes del acuerdo final, que su objetivo era "dar forma al pacto de Estado" por el que apuesta la ejecutiva del partido que lidera José María Aznar. La directriz emanada desde los órganos nacionales del PP no era otra que dejar al GIL fuera del equipo de gobierno. La misma determinación tomó el PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 1999