Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huella dactilar es tres veces más fiable que la del pie para identificar bebés

La fiabilidad de la identificación de los recién nacidos por las huellas dactilares llega al 80%, mientras que el método tradicional utilizado por las maternidades (la huella del pie) no supera el 25%, según los resultados del plan piloto puesto en marcha por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales en mayo de 1996. El Defensor del Menor recibió 28 quejas de padres en 1998 que creen insuficientes los datos que aportan las clínicas para identificar a los bebés.

La experiencia puesta en marcha por la Consejería de Sanidad para identificar a los niños instantes después de nacer por las huellas dactilares empieza a dar sus frutos. Desde que se puso en marcha esa iniciativa, en junio de 1996, el personal sanitario de esa maternidad ha identificado a más de 13.000 niños por las huellas de los dedos índice y corazón de la mano, que quedan registradas en el mismo paritorio, en un documento junto a la huella dactilar de la madre. En caso de que el niño pierda por algún motivo la pulsera que le identifica con el nombre de su madre puede fácilmente reconstruirse la filiación. El hospital, además, entrega un carnet con las huellas a los padres y remite otro ejemplar al Registro Civil. Antes de la puesta en marcha del programa, el pediatra Antonio Garrido Lestache recogió 5.000 huellas dactilares de bebés para mostrar a las autoridades sanitarias y policiales que ese tipo de huellas permanecen con el paso del tiempo más inalterables que las de la planta del pie. Ésta es la que se recoge, junto con la del dedo índice de la madre, en la mayoría de las maternidades. El problema estriba, a juicio de Garrido Lestache, en que los rasgos plantares se modifican sustancialmente con el crecimiento y la adaptación al calzado.

"La huella dactilar se mantiene toda la vida, ofrece más puntos para analizar que la plantar y se coge más fácil que la del pie, que se empapa demasiado de tinta", explica Manuela Arranz, responsable del programa en la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales. Arranz eleva hasta el 80% la fiabilidad de las huellas dactilares. "Hemos ampliado el estudio que le enviamos en 1998 al Defensor del Menor analizando documentos de identidad de más niños y la fiabilidad supera ya el 80%", explica Arranz.

Para llegar a esa conclusión se ha analizado parte de las muestras recogidas por Garrido Lestache en fase experimental. "Se ha hecho un estudio retrospectivo de 270 historias clínicas cogidas al azar hasta el año 1986. Miembros de la policía científica han venido al hospital y valorado las huellas plantares y las dactilares, comprobando que las primeras no tienen suficientes datos para establecer la identidad. La planta del pie no impregna bien y además, con el tiempo, aparecen callos y durezas", dice Arranz.

El defensor del menor, Javier Urra, señala en su memoría de 1998 que la fiabilidad de la identificación mediante ese sistema supera el 50%, mientras que en el caso de las huellas plantares (el método usado comúnmente) no llega al 25%. Urra apunta ese dato como principal conclusión del informe elaborado para dar respuesta a las 28 quejas que recibió por parte de progenitores a los que los centros sanitarios denegaron una identificación mayor de sus hijos. "En ningún caso, la queja se refería a un posible cambio de niños, sino a la negativa del hospital a facilitarles más datos en la identificación. Algunas de las quejas eran colectivas, lo que muestra que hay personas muy movilizadas por el tema", señalan en la oficina del Defensor. En todos los casos, Urra concluyó que la actuación de las maternidades se ajustó a la normativa. El problema estriba en que la identificación de los niños por la huella dactilar sólo se aplica en la maternidad del hospital Gregorio Marañón, que depende de la Comunidad de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de junio de 1999

Más información

  • Un estudio regional avala el nuevo sistema