Portabella se reúne hoy con Casas pese a las reticencias de ERC al pacto

Tres días después de las elecciones municipales, empiezan ya los primeros contactos entre las fuerzas políticas que pueden conformar el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona. Los socialistas, que parten de la cómoda situación que proporcionan 20 regidores, inician las conversaciones hoy con Jordi Portabella, cabeza de lista de Esquerra Republicana (ERC). El encuentro se produce con un Portabella decidido a participar en el gobierno municipal, pero con la reticencia de su partido a dar un sí incondicional a Clos.

Más información

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona apuntaron que se trata de un primer encuentro para conocer cuál es la posición de las formaciones que podrían configurar el gobierno municipal. Portabella se entrevistará con el actual primer teniente de alcalde, Xavier Casas. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, es partidario de revalidar la fórmula de un pacto entre el PSC e IC-V y ERC después de llegar a acuerdos concretos sobre el programa municipal. Desde el PSC también se defiende la opción de conformar mayorías más amplias de las fuerzas de izquierdas, aunque se esté en situación de poder gobernar en solitario. Ése es el caso, por ejemplo, de Barcelona, donde los socialistas tienen 20 de los 41 regidores, una suficiente mayoría para no tener que coaligarse con otras formaciones, circunstancia que sí ocurrió en las elecciones municipales de 1995. Entonces, los socialistas, encabezados por Pasqual Maragall, obtuvieron 16 regidores, lo que marcó la necesidad de llegar a acuerdos con IC-V -cuya representación fue de tres regidores- y con ERC -que sacó dos- para poder llegar a sumar los 21 que aseguraban la mayoría absoluta. Precisamente, el hecho de que ahora el PSC parte con 20 regidores y, por tanto, el apoyo de las otras formaciones no resulta tan vital, pesará en las conversaciones que se entablen para llegar a un acuerdo y también en el reparto de las responsabilidades en la gestión municipal. Portabella, decidido En el caso de ERC, el alcaldable Portabella ya dejó claro durante la campaña electoral que estaba por la labor de incorporarse a la fórmula de progreso que defiende Clos. De hecho, el candidato republicano expresó su deseo de gestionar determinadas áreas municipales, como urbanismo, cartera que viene a ser algo así como la joya de la corona en la gestión de cualquier Ayuntamiento. El pasado domingo, ya con la seguridad de contar con tres regidores y haber pasado por delante a IC-V -que se quedó con dos-, Portabella se manifestó en el mismo sentido: a favor de llegar a acuerdos con los socialistas y entrar en el gobierno de Barcelona. Portabella declinó ayer hacer ningún tipo de comentario cuando fue preguntado por este periódico. El sí al ofrecimiento de Clos no está tan claro para la dirección de ERC, que el pasado lunes puntualizó que "no hay prisa" por pactar con Clos, tal como expresó el secretario general del partido, Josep LLuís Carod-Rovira. Carod matizó que, además de Barcelona, había más acuerdos municipales a analizar. Precisamente, la actitud manifestada por Carod-Rovira es la que ha llevado a la cabeza de lista de IC-V, Imma Mayol, a desaconsejar un acuerdo con ERC para el gobierno de Barcelona si la formación republicana "hace de balón de oxígeno de CiU" en el resto de los municipios catalanes, informa Isabel Obiols. "No hay que perder de vista que la política de alianzas debe guardar congruencia entre Barcelona y en el conjunto de Cataluña", afirmó la alcaldable de IC-V. Mayol destacó la diferencia de actitudes dentro de ERC: "Mientras que Jordi Portabella tiene voluntad de sumarse al gobierno de izquierdas en Barcelona, Josep Lluis Carod-Rovira no ha explicitado la misma voluntad en el pacto". La candidata y diputada de la Cámara catalana criticó a ERC y justificó su desconfianza por la trayectoria de la formación republicana en los últimos meses como, por ejemplo, alineándose con CiU en la reprobación del consejero de Bienestar Social, Antoni Comas, por su actuación con los geriátricos. Para Mayol, "ERC se sitúa más como un partido nacionalista que de izquierdas. ERC ha crecido a costa de CiU, lo que tendrá trascendencia con vistas a las autonómicas. La equidistancia de ERC respecto de CiU no existe, porque esta actitud beneficia a CiU", alertó Mayol. A diferencia de la falta de concreción de ERC, Mayol manifestó ayer la plena disposición de la formación ecosocialista a llegar a acuerdos con Clos. La cabeza de la lista de IC-V y Eugeni Forradellas, el segundo regidor, coincidieron en señalar que su formación personalizará la política verde y ecosocialista. En este último mandato, IC-V ha tenido a su cargo las áreas de Enseñanza y Bienestar Social, así como el Patronato Municipal de la Vivienda. Ahora, la formación quiere gestionar también áreas de responsabilidad pero, sobre todo, quiere intervenir en los asuntos clave que definirán el modelo de ciudad. Para Mayol, entre los asuntos en los que hay que llegar a un pacto con el PSC se encuentran,entre otros, la política de suelo y la promoción de vivienda social y de alquiler. Los ecosocialistas también quieren tener una voz firme en algunos de los proyectos que se desarrollarán en los próximos años, como el diseño del nuevo Poblenou.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de junio de 1999.