Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un plan exportable

"El nuevo modelo de financiación no parte de cero", precisa Pedro Ruiz, rector de la Universidad de Valencia, que ha sido la matriz a partir de la cual se han ido vertebrando el resto de universidades en la Comunidad Valenciana. Con 60.000 alumnos, 11 institutos de investigación y una plantilla que año tras año acumula quinquenios y sexenios de experiencia docente, el plan de financiación ha llegado a ser asfixiante al no computar este tipo de parámetros. "El plan financiero del Gobierno anterior estaba pensado para unas universidades masificadas", aclara Ruiz. El desfase entre el modelo y la realidad ha forzado, sobre todo en los últimos dos años, a las universidades y a la Generalitat a tener que irse ajustando a final de año para que cuadraran las cuentas.

Si bien el contexto universitario ha cambio, el espíritu del modelo anterior, concebido en 1994 y pionero al ser el primero de las comunidades autonómas que se elaboraba con una visión plurianual, fue trazado sobre cinco ejes. Los mismos que, revisados, conforman ahora las coordenadas del nuevo modelo. Éstas son: 1. Aproximar el gasto en educación superior a los niveles medios de la Unión Europea, para ofertar una educación de calidad y mejorar la eficiencia interna del sistema. 2. Fijar un marco financiero plurianual para cada universidad que permita el desarrollo auténtico de su autonomía que, como reconoce la LRU, no se extiende sólo a lo académico, sino a la gestión y administración de recursos. 3. Eliminar o reducir al máximo la posible discrecionalidad en la asignación de recursos, estableciendo parámetros objetivos y un sistema de precios por estudiante a tiempo completo en función de la naturaleza de la titulación. 4. Fijar los porcentajes de participación de cada fuente de financiación. 5. Construir un funcionamiento consensuado y articulado del sistema que facilite la planificación de las universidades de cara a los próximos años y las permita estar a la altura de la competitividad europea.

Todas estas características hacen que el plan plurianual sea exportable y adaptable al contexto universitario de otras autonomías. De hecho, el borrador del proyecto ha sido defendido por la Dirección General de Universidades ante otros responsables comunitarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 1999