Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La colección de Carmen Thyssen ocupará dos nuevos edificios junto al museo

Los 800 cuadros se ceden gratis durante 10 años y se negociará la compra por el Estado

Una segunda Operación Thyssen se puso ayer en marcha con el anuncio, por parte del ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, de la compra de dos edificios unidos al Museo Thyssen-Bornemisza, en el paseo del Prado, de Madrid, para exponer la colección personal de Carmen Thyssen-Bornemisza. "Estoy feliz, va a quedar un museo espectacular", declaró Carmen Cervera, cuya colección, de unas 800 pinturas, se centra en los impresionistas. El acuerdo de la inversión se aproxima a los 3.000 millones de pesetas, a cargo del Ministerio de Economía y la Fundación Thyssen.

"La colección es importante para España, y quiero expresar mi agradecimiento a la baronesa", dijo el ministro Rajoy al anunciar los acuerdos de la comisión delegada para Asuntos Culturales, reunida el lunes y presidida por José María Aznar, y del patronato de la Fundación Thyssen, ayer por la mañana. En los jardines del museo se ofrecieron los primeros datos de la operación, que podría terminarse en el 2002, en el décimo aniversario de la presentación de la colección histórica del barón Thyssen, presidente honorario de la fundación, en el museo rehabilitado por el arquitecto Rafael Moneo.La ampliación del Thyssen se realiza con los dos edificios que cierran el jardín del museo, entre el paseo del Prado y las calles de Zorrilla y Marqués de Cubas. El ministro anunció que está cerrado un principio de acuerdo para la compra del edificio del número 21 de la calle del Marqués de Cubas, propiedad de Argentaria, a cargo de la Dirección General de Patrimonio del Estado, del Ministerio de Economía y Hacienda, que lo cederá gratuitamente a la Fundación Thyssen. También hay acuerdo para la compra de la finca siguiente, en el número 19 de la misma calle, propiedad de la familia Goyeneche, por la Fundación Thyssen. Esta fundación tiene un patrimonio actual de 2.500 millones de pesetas.

Aunque no está cerrada la compra, el ministro Rajoy indicó que el precio del palacio Goyeneche se sitúa entre 1.600 y 1.700 millones de pesetas. No avanzó una cantidad sobre el otro edificio, de menor precio, en torno a los 1.000 millones. Los dos edificios -de los años veinte y treinta- tienen una superficie de 8.300 metros cuadrados, frente a los 16.000 del museo.

El acuerdo incluye, por parte de la baronesa, la cesión gratuita durante 10 años de su colección de pintura, que se expondrá en estas nuevas salas. Esta colección personal ha crecido en los últimos años hasta situarse en las 800 pinturas, con las que se han formado 12 exposiciones temáticas que se han visto en distintas ciudades de España, Europa, Estados Unidos, China y Japón. El fondo va desde maestros antiguos hasta el siglo XX -una de sus últimas compras es un cuadro de Morandi, de 1924, que se ha incorporado a la antológica que se presenta actualmente en el museo. "Me siento muy orgullosa de poder ayudar a que el arte sea difundido y que lo pueda ver todo el mundo. Este acuerdo me ha emocionado, y se puede hacer un único museo espectacular", declaró Carmen Thyssen-Bornemisza. La baronesa no se refirió al futuro de su colección, aunque su voluntad es que se quede "definitivamente en España". Tras los 10 años de cesión gratuita, el Estado podría comprar la colección, como hizo en 1993 con la colección que se presenta en el Museo Thyssen, adquirida por 43.000 millones de pesetas. La baronesa afirmó que el actual enfrentamiento legal de la familia Thyssen no afecta a su colección.

En los dos edificios colindantes con el museo se montarían entre 200 y 300 cuadros de la colección de Carmen Thyssen, una vez separado un fondo personal de la propietaria, y un almacén para otras exposiciones temporales y préstamos. Además, se instalaría la biblioteca de Villa Favorita, en Lugano (Suiza), que ya está en Madrid, abierta a los investigadores. Los dos edificios tendrán intervenciones arquitectónicas para su nuevo uso público y de exposiones, y un concurso decidirá los profesionales.

Tomás Llorens, conservador jefe del Museo Thyssen, donde se exponen 775 obras, dijo que la colección de la baronesa complementa la histórica, sobre todo con los maestros impresionistas, de gran interés para el público español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de junio de 1999