EL JUICIO DEL 'CASO BANESTO'

Ser imparcial y parecerlo

A finales de los años veinte un conocido juez británico dijo que no sólo se trata de impartir justicia sino que es necesario que "se vea que se hace justicia". Parafraseándole, se puede decir que un perito judicial no sólo debe interpretar los hechos acorde a criterios justos sino que, también, debe lograr que "se vea que ha sido imparcial".En ese sentido, la escena de ayer en el juicio oral, que podía haber sido una sesión explicativa, se convirtió en una cadena de afirmaciones. La explicación pedagógica, técnica y equilibrada, brilló por su ausencia.

No tuvieron demasiado trabajo algunas defensas, si se exceptúa aquélla que suele llevarse la palma de las torpezas, para aflorar la animadversión de los peritos hacia los acusados en las dos operaciones analizadas (Cementeras y La Esquina del Bernabéu).

Más información
Los peritos judiciales no ocultan su animadversión hacia los acusados

El presidente del tribunal, Siro García, advirtió nada más comenzar de que los peritos ya habían expresado sus opiniones en los informes escritos. Sin embargo, la sesión podía ahondar en explicaciones, cosa que no tuvo lugar. Los acusados dirán que ha sido por falta de argumentos y de razón.

Pero, como siempre, también puede ser por simple impericia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS