Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE SAN ISIDRO

Aníbal Ruiz: "Lo de bullidor sólo vale para cuando eres novillero"

Javier Vázquez confirma la alternativa al diestro, y Canales Rivera es testigo

La rapidez es una característica que Aníbal Ruiz comparte con, por ejemplo, Àlex Crivillé. A principios de hace dos años debutaba con caballos. En el verano de la temporada pasada tomó la alternativa. Hoy, a los 18 años, la confirma en Las Ventas en pleno San isidro. En efecto, como si fuera en moto. Eso sí, el diestro manchego pone sus reparos a tanto frenesí: "Siempre me han llamado bullidor, acelerado... Eso vale para cuando eres novillero y necesitas abrirte camino y llamar la atención. Como matador prefiero y busco el reposo".

Las cuentas de Ruiz son de las que impresionan. En apenas año y medio ha completado 80 novilladas y se ha recorrido todas las plazas que aparecen en el calendario taurino. Desde que se doctoró de manos de Jesulín de Ubrique en Ciudad Real el 2 de julio del año pasado, su particular tarjeta de presentación ya recoge 22 corridas de toros. Esta tarde, frente a toros de Juan Luis Fraile y en compañía de Javier Vázquez y Canales Rivera, llega la definitiva. "Soy consciente de que ésta es la cita más importante de mi carrera", dice echando mano a una de las frases más repetidas desde que se inventó San Isidro.El torero natural de Alcázar de San Juan, por lo demás, se deja llevar por pocas rutinas. Su siguiente aserto está dedicado a demostrar reposo, síntoma de crecimiento: "También soy consciente de que hasta ahora he ido muy acelerado. Desde que soy matador mi idea de torear ha cambiado. Quiero someter al toro y luego gustarme. Intento torear más despacio". Dicho lo cual, se detiene, piensa e ilustra resuelto lo apenas dicho: "Es necesario cambiar. De lo contrario, te puede pasar como a los que cuentan siempre el mismo chiste. Terminan cansando".

En lo que respecta al encierro que le presentará en Madrid como matador (en calidad de novillero ha estado seis veces en Las Ventas), se muestra confiado. "Tal y como están las cosas, lo fundamental es que los toros se muevan. Sobre el papel, este hierro cuenta con todas las garantías", dice.

Una opinión que, con grados, comparte el resto de la terna. Canales Rivera ya ha probado la divisa este año: "En Madrid, sin toro es imposible llegar al público". Vázquez se muestra más cauto: "No valen teorías. Hasta que no salgan...". Para ilustrar lo dicho pone frente a frente el encierro de Peñajara que salió el año pasado y el que se cayó sobre la arena hace dos días.

El primero lleva una temporada enfilada a lomos de seis corridas. Las dos cogidas que sufrió el año pasado en menos de diez días parecen definitivamente eso, cosa de otros tiempos: "Siempre se acusan. Cambia hasta el concepto del toreo. Pero hay que tener en cuenta que ya llevo 14 cornadas en el cuerpo". Vázquez, por su parte, completa hoy su quinto compromiso del año y lo hace sin permitirse una sola mirada hacia atrás: "No quiero saber nada de lo que ha pasado antes. Y lo digo tanto para los triunfos como para los supuestos fracasos".

La corrida de hoy, 8ª de feria (7ª de abono): toros de Juan Luis Fraile para Javier Vázquez, Canales Rivera y Aníbal Ruiz, que confirma la alternativa. A las siete de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 1999