Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La variante de la 340 en Tarragona unirá el puerto y la autopista

El proyecto de construcción de la variante de la N-340 a su paso por Tarragona, presentado ayer por ACESA, encargada de la obra, prevé la posibilidad de conectar la nueva vía con el puerto de la ciudad, la autopista A-7 y la N-240 (carretera de Valls) sin necesidad de entrar en el casco urbano. ACESA ha planeado una variante con un carril por sentido de 15 kilómetros de longitud, 11 de los cuales discurrirán de forma paralela a la autopista, con un coste de 24.000 millones de pesetas. La variante se construirá desde Vila-seca hasta la cantera de El Mèdol, salvando la ciudad de Tarragona. En los 15 kilómetros habrá sólo dos carriles, pese a que en 6 kilómetros y en la zona de mayor pendiente (entre el Pont del Diable y la cantera) se dispondrá un carril para vehículos lentos. Para el trazado se utilizarán los terrenos de la propia ACESA, que, por su parte, ampliará la vía rápida a tres carriles entre Salou (Tarragonès) y El Vendrell (Baix Penedès). Esta solución permite, según José Vicente Solana, jefe de explotación de ACESA, la rápida ejecución de la obra, cuyo final está previsto entre los últimos meses del año 2001 y comienzos del 2002. Solana destacó las posibilidades de la nueva vía para la conexión con otras, por ejemplo con la de entrada a Tarragona (que se realizará por el campo de fútbol del Nàstic), con la N-240, con la autovía de la margen derecha del Francolí, con Constantí y con la N-420, que conduce a Reus. La obra se sufragará entre ACESA y el Ministerio de Fomento y supone el fin de una de las reivindicaciones históricas de la ciudad para evitar el paso de la nacional por el casco urbano y la peligrosidad actual de la vía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de mayo de 1999