Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francis Bartolozzi, la decana de los pintores navarros, presenta una retrospectiva

Tiene 91 años, pero conserva la mirada de un niño. Es la decana de los pintores navarros en activo, aunque Francis Bartolozzi nació y se crió en Madrid. El viernes se inauguró en el Museo de Navarra, en Pamplona, una retrospectiva de su obra, la trayectoria de una artista polifacética que a lo largo de su dilatada vida profesional ha sido cartelista, dibujante, escritora de cuentos infantiles, autora de obras teatrales, muralista e incluso diseñadora de los trajes de los dantzaris del Ayuntamiento de Pamplona y restauradora de la comparsa sanferminera de gigantes y cabezudos. Su nieto, Pedro Luis Lozano, comisario de la exposición, señaló que Bartolozzi ha entendido siempre el arte como un juego alegre, sometido permanentemente a la innovación y estilísticamente depurado hasta alcanzar los trazos más puros y una simplicidad de formas de difícil factura. Casada con el también pintor navarro Pedro Lozano, ya fallecido, Bartolozzi publicó su primer dibujo a los cuatro años y no ha dejado nunca de pintar y dibujar. Ya en 1937 sus cuadros se incluyeron en el Pabellón de España de París y en 1996 expuso en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona y en el Deutsches Historisches Museum de Berlín, y sus obras, balanceándose entre el dibujo naif y los óleos oníricos, se han paseado por salas y museos de España y el extranjero. La retrospectiva se completará con un encuentro de la pintora con los niños, la inspiración de toda su vida. Les leerá un cuento suyo, que actores y actrices de la Escuela Navarra de Teatro escenificarán simultáneamente y recorrerán después la exposición, con la alegría de vivir y la libertad creativa de todos, de los niños, y de esta pintora-niña de 91 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 1999