Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expedientado un cirujano gallego que se negó a operar tras detectarse 'aspergillus'

Santiago de Compostela

El jefe de Cirugía del hospital Montecelo de Pontevedra, Carlos Echávarri, asegura que la dirección del centro intentó obligarle a que continuase practicando operaciones a pesar de que en dos quirófanos del centro se había detectado la presencia del hongo aspergillus. Según Echávarri, el hospital no había hecho los controles microbiológicos para comprobar si el resto de los quirófanos estaban contaminados. El Servicio Galego de Saúde (Sergas) ha abierto un expediente informativo para determinar si la actitud de Echávarri puede ser constitutiva de una falta disciplinaria.La dirección del Montecelo anunció el pasado viernes el cierre cautelar de las dos salas de intervenciones de traumatología al haber advertido una contaminación "ambiental". Aunque ese mismo día se le comunicó al personal del centro que el agente contaminante era el aspergillus, las autoridades sanitarias no divulgaron el resultado del análisis hasta ayer.

Echávarri asegura que la dirección le indicó el mismo viernes que podía seguir operando en los otros cinco quirófanos del centro. El cirujano jefe se negó alegando que no se habían practicado las pruebas precisas para determinar si esas salas de operación estaban también infectadas. La respuesta de las autoridades sanitarias fue, según Echávarri, amenazarle con una suspensión de empleo y sueldo.

El Sergas aseguró ayer que aunque se hubiese advertido la presencia del hongo, en ningún caso se ha tratado de un brote. De hecho, los dos quirófanos donde se encontró el aspergillus se reabrieron ayer para operaciones de "cirugía menor". Las autoridades insisten en que no ha habido riesgo de contagio.

Algunos pacientes también se enteraron el viernes de la aparición del aspergillus, y uno de ellos se negó a ser operado. Su esposa, Magaly Fagilde, conocida militante del PP de Pontevedra, aseguró que se puso en contacto con el consejero de Sanidad de la Xunta, José María Hernández Cochón, para denunciarle los hechos, y ayer mismo fue recibida por el presidente del Gobierno gallego, Manuel Fraga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de mayo de 1999