Borrell advierte de que la juventud está "explotada" y sus condiciones laborales son del siglo XIX

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, José Borrell, recibió ayer en Cataluña el aliento de una plataforma de sindicalistas y otra de jóvenes que se han constituido en grupos de apoyo al candidato sin vinculación formal con el partido socialista. Borrell reiteró su intención de agrupar a su alrededor una mayoría progresista que vaya más allá de los partidos tradicionales y mostró que pretende atraer especialmente a los trabajadores y a los jóvenes. "La juventud española está explotada y sus condiciones laborales retroceden al siglo XIX", aseguró. Borrell quiso dejar claro ayer en Cataluña que está impulsando una forma nueva de hacer política, basada en la participación de los ciudadanos. El equipo del candidato ha lanzado unos cuadernos de debate para estimular la discusión política más allá del PSOE y recoger ideas para elaborar el programa electoral. Asimismo la constitución de plataformas de apoyo, en sintonía con la campaña de su correligionario Pasqual Maragall, se inscribe en la misma línea de renovación. No obstante, el candidato expresó su decepción porque la política española, dijo, pivota en torno a "debates sobre la identidad y sobre quién es más corrupto". Por la mañana, Borrell acudió a la factoría de Seat en Martorell (Baix Llobregat) para recibir personalmente el documento de apoyo a su candidatura impulsado por el sindicato UGT y rubricado por un total de 2.125 trabajadores de la empresa automovilística, que han constituido la primer plataforma de apoyo sindical a Borrell creada en toda España. Borrell agradeció el apoyo de los trabajadores y recordó que la factoría de Seat en Martorell "es un centro de trabajo emblemático para España y Cataluña". El presidente de la sección sindical de UGT en Seat, Manuel Gallardo, señaló, por su parte, que se trata de un apoyo condicional, pero se mostró convencido de la conveniencia de "acompañar a Borrell para que tenga éxito". El candidato socialista acudió también a la presentación de la plataforma de jóvenes, en Cornellà (Baix Llobregat). Las juventudes socialistas se habían propuesto celebrar "un acto multitudinario", aunque al final reunieron a unos 200 jóvenes en un debate con el candidato. Éstos formularon al líder socialista preguntas previamente seleccionadas por los organizadores. El líder de la oposición, en tono muy didáctico, pidió a los jóvenes que se impliquen en la política, porque de ésta dependen aspectos básicos que afectan a la vida cotidiana, como la vivienda, el trabajo y la legislación laboral. Borrell respondió a preguntas sobre Kosovo, la intervención de la OTAN, la reducción de la jornada laboral, la política educativa y las empresas de trabajo temporal (ETT) evitando, dijo, hacer "simplificaciones tramposas". Así, Borrell no ocultó, por ejemplo, que defiende la existencia de las ETT, cuya sola mención ponía los pelos de punta a algunos de los asistentes. Eso sí, el líder socialista recalcó que estas empresas deben estar más controladas con el fin de evitar que se utilicen para cubrir puestos de trabajo estructurales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de abril de 1999.

Lo más visto en...

Top 50