Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN YUGOSLAVIA. El frente bélico

Washington minimiza el accidente del Apache y asegura que su despliegue no sufrirá retrasos

El accidente en la noche del lunes de un helicóptero AH-64 Apache no va a afectar al futuro de la misión. El teniente coronel Garrie Dornan, portavoz de esta unidad de combate de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, fue ayer rotundo al respecto: "Todo va a continuar según lo programado, no hay cambios ni retrasos, los primeros en saber cuándo entrarán en combate estos aparatos serán los serbios". La pérdida de un helicóptero valorado en cerca de 2.800 millones de pesetas representa un duro golpe de imagen, a pesar de que los estadounidenses tratan de miminizarlo: "Toda misión tiene sus riesgos", dijo Dornan.

El Apache es una de las estrellas de esta guerra y está llamado a desempeñar un papel esencial en la lucha sobre el terreno contra los carros de combate yugoslavos. Este accidente, unido al fallo en el motor de otro Apache el pasado sábado en el norte de Italia, pone en duda su invencibilidad. Se trata de un caso similar al del F-117 Stealth, el avión invisible que fue derribado en las cercanías de Belgrado en los primeros días de los bombardeos de la OTAN por las baterías antiaéreas serbias. El Stealth y el Apache son, junto al bombardeo B-2, las más sofisticadas armas de combate que vuelan sobre el espacio aéreo yugoslavo. El Apache fue responsable en la guerra del Golfo del aniquilamiento de más de 500 carros de combate iraquíes, tiene una velocidad de crucero de casi 300 kilómetros por hora y ataca dentro de un grupo de combate compuesto por aviones de protección y de vigilancia electrónica (AWACS) que le dan la posición del objetivo y los riesgos con los que se enfrenta.

Los dos pilotos accidentados se encuentran bien. Ambos lograron salir de entre los restos del helicóptero por su propio pie antes de que éste explosionara. Sufren cortes y arañazos en la cara y uno de ellos se fracturó un dedo. El teniente coronel Dornan aseguró que hoy serán dados de alta y que ambos están deseando volver a subir a uno de estos sofisticados aparatos. La operación de rescate de los pilotos duró 11 minutos. Siete para llegar al lugar y cuatro para sacarles de allí. Una unidad de infantería ha acordonado la zona y otra de ingenieros trabajaba ayer tarde sobre los restos para evitar que hubiera nuevas explosiones. El helicóptero estrellado será reemplazado de inmediato.

En estos momentos, en el aeropuerto internacional de Tirana se hallan estacionadas 17 unidades. Las seis restantes, además del sustituto del AH-64 accidentado, llegarán en breve. Con los 24 previstos en Albania, su entrada en acción será inmediata, tal vez durante la próxima semana. "Nosotros estamos aquí en una misión de combate, no en una de paz. Existen riesgos. Nuestros pilotos están muy bien preparados, pero estamos obligados a efectuar entrenamientos reales, en condiciones de nocturnidad, para que después podamos ser efectivos. La dureza de estos ejercicios ayudará a salvar vidas después", explicó el portavoz oficial norteamericano. El Apache volaba en formación en el norte de Tirana y por motivos que aún se desconocen -el teniente coronel asegura que se están investigando- el aparato rozó un árbol en una zona montañosa y deshabitada y se estrelló a 50 kilómetros del aeropuerto.

Recuperar el mito

El teniente coronel Dornan no quiso precisar si el Apache iba cargado con todo su armamento (tiene capacidad para 16 misiles Hellfire antitanque), pero admitió que este tipo de maniobras se realizan con armas reales a bordo. "Podemos garantizar a la población albanesa que hemos tomado todas las medidas necesarias para garantizar su seguridad, pero estas garantías nunca pueden ser del 100%", dijo el portavoz. La preocupación ahora es cómo recuperar el mito del Apache. Si en condiciones seguras, en las que no existe fuego enemigo, dos aparatos han tenido problemas graves en un espacio de 72 horas, muchos se preguntan cuál será el resultado cuando crucen la frontera y entren en combate. "Estamos preparados para asumir los riesgos, ésta no es una misión carente de peligros, pero estamos suficientemente preparados para manejarlos", aseguró Dornan. Este portavoz del grupo de combate de los Apaches está convencido de que este incidente no tendrá efecto alguno en la moral de los pilotos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de abril de 1999