Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Día 31

BOMBARDEOSBelgrado. La Alianza Atlántica bombardea la sede de la RTS, la radiotelevisión pública serbia. Mueren, al menos, 10 personas y otras 18 resultan heridas, según Belgrado, que califica el ataque de atentado contra la libertad de expresión. La Federación Internacional de Periodistas y la Unión Europea de Radiodifusión, entre otros, condenan el bombardeo. La OTAN lo justifica diciendo que la cadena era un centro de transmisión de información militar, además de un instrumento de la propaganda del régimen.

CUMBRE DE LA OTAN

Washington. La Alianza envía un mensaje claro a Slobodan Milosevic: no habrá ningún acuerdo que no contemple las cinco exigencias de la Alianza: fin de la represión en Kosovo, retirada militar de la provincia y despliegue de una fuerza internacional, regreso de los refugiados y pruebas de voluntad de negociación. En el 50º aniversario de la fundación de la OTAN, sus líderes acuerdan intensificar los bombardeos y la presión económica contra Yugoslavia. Como demostración de firmeza, Clinton especifica que la guerra continuará "el tiempo que sea necesario". La declaración final de la cumbre subraya la importancia de Rusia y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El presidente español, José María Aznar, reitera su compromiso con las decisiones de la OTAN. Aznar habla de "contribución fiel" y elogia al secretario general, Javier Solana. Un mes después del inicio de la guerra, los aliados afirman haber destruido 70 aviones enemigos y destruido la mayoría de sus defensas antiaéreas.

REFUGIADOS

Bruselas. La UE y la ONU temen la llegada a Albania y Macedonia de una nueva oleada de refugiados, con unos 375.000 albanokosovares, de manera que Kosovo quedaría casi vacío de habitantes de etnia albanesa. La agencia humanitaria de la UE, ECHO, pide ayuda a la OTAN. La Unión Europea ha destinado por el momento 250 millones de euros (41.600 millones de pesetas) a ayudas para estos dos países.

Madrid. El Gobierno aprueba la entrada de 200 albanokosovares. Se espera que 100 lleguen el domingo y los restantes la próxima semana. La mitad de ese centenar de desplazados no lo ha solicitado. El problema, según la ACNUR en Skopje, es que el Gobierno español no ha comunicado de forma oficial su disponibilidad para acoger refugiados. Por eso, España no figura entre los destinos ofrecidos a los albanokosovares. Los 100 elegidos lo han sido por el criterio de vulnerabilidad al que se refería Abel Matutes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1999