Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA

Jordi Savall indaga en la tradición musical valenciana con la grabación del "Cant de la Sibil.la"

El músico Jordi Savall presentó ayer en Valencia el disco El Cant de la Sibil.la. Mallorca-Valencia que ha grabado para su sello discográfico Alia Vox junto a su grupo, La Capella Reial de Catalunya, y su esposa, la soprano Montserrat Figueras. Este trabajo se inscribe en la línea de recuperación de la música tradicional, interpretada por instrumentos de época, que ha llevado al autor de la exitosa banda sonora de la película Todas las mañanas del mundo, a indagar en los cántos "que se han mantenido a lo largo de 1.000 años". El canto de la Sibila se remonta al origen de la cristiandad, comentó el músico, y refleja la cultura cotidiana y popular, a pesar de que en su momento fue considerado una música culta. La Sibila, personaje mitológico que predecía el futuro, se convirtió con el tiempo en la anunciadora del juicio final. El canto de la Sibila valenciana se singulariza por su tendencia a acortar la duración de la ceremonia. Savall se ha valido del libro de la catedral de Valencia para grabar la armonización en cuatro voces del refrán de Bartolomé Cáceres, que ejercía de pautador de libros, y de Alonso, cantor de la Capilla de Fernando el Católico. Motserrat Figueras definió esta música como "sugerente e inspiradora" y destacó el conocimiento de la ornamentación de las regiones mediterráneas, además de la condición femenina de esta música. Savall ha grabado con anterioridad los cantos de la Sibila catalanes y gallegos y hará lo propio con los aragones y los provenzales. Ayer, también habló de la buena acogida de su sello discográfico en el año que lleva de vida y lamentó la escasa curiosidad que hay en el mundo musical por explorar campos nuevos. "Todas la orquestas suenan igual, con un estándar absoluto", comentó el músico catalán, quien añadió: "La riqueza del lenguaje está en la variedad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1999