Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

La Iglesia bloquea el debate sobre la religión, según Gómez Llorente

"El enquistamiento de la posición de la jerarquía eclesiástica" es, según el catedrático de filosofía Luis Gómez Llorente, la primera dificultad para solventar el atasco en que se encuentra el debate sobre la reforma de la educación religiosa en España. El catedrático sostiene que los representantes de la Iglesia están "enrrocados" en la alternativa ética o religión, y asegura que "no habrá solución si no se cambia de postura y se busca el consenso". Gómez Llorente participó la semana pasada en una mesa redonda sobre El papel de la religión en la formación humana dentro del simposio Sobre el hecho religioso en el sistema educativo español, organizado por el Instituto Fe y Secularidad con el patrocinio de Anaya Educación.

El filósofo achaca también la falta de diálogo social sobre el tema a la extensión de cierto "neoanticlericalismo", diferente al ateísmo del siglo XIX pero igualmente hostil.

El proceso de revisión de la enseñanza de la religión dura ya varios años y por ahora no contenta a ninguno de los agentes sociales que participan en él (Ministerio de Educación, Conferencia Episcopal, asociaciones y federaciones de profesores, padres, centros educativos, etcétera).

Formación de la persona

Victoria Camps, catedrática de ética de la Universidad Autónoma de Barcelona, explicó en el encuentro que la sociedad no ha entrado en el debate de la enseñanza de la religión "porque está repartida entre dos extremos: uno seudoprogresista, que dice que "de religión nada", y otro que quiere la religión como asignatura, confesional y evangelizadora, y que sólo admite la alternativa de la ética". Camps defendió la importancia de la enseñanza de la religión en la formación de la persona: "Hay que corregir el analfabetismo en materia de religión por las soluciones que ofrece a las dudas sobre el sentido de la vida". Para la catedrática, el fenómeno religioso abre una posibilidad distinta de respuesta y ayuda a combatir el "déficit de espiritualidad" de las personas y de la sociedad actual.

Miguel Herrero de Miñón, letrado del Consejo de Estado, calificó de "escandalosa" la enseñanza religiosa que se da en muchos centros educativos. Según el letrado, la religión no debe entenderse como el instrumento para la formación de la personas, aunque pueda serlo, sino como "el instrumento para la formación de los creyentes".

A su juicio, la Iglesia debe preocuparse de dar una buena enseñanza de religión, tanto en las catequesis como en los colegios, y no tanto de evaluarla. Herrero de Miñón puso en duda la capacidad de organización de la Iglesia con un ejemplo: "Ni siquiera tienen un canal de televisión", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 1999