Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Núñez une flamenco y música celta en un disco "soñado antes por mucha gente", según el gaitero

El gaitero vigués Carlos Núñez sacó ayer a la venta el disco Os amores libres, en el que profundiza en una de las coordenadas que esbozó en su anterior trabajo: la unión de la música celta con el flamenco. En la canción que daba título a su disco de debú, A irmandade das estrellas (La hermandad de las estrellas), Núñez entrecruzaba los silbidos de su gaita, flauta y ocarina con los rasgueos del eximio guitarrista flamenco Rafael Riqueni. Durante las grabaciones de aquella pieza, alguien en el estudio llegó a decirle el célebre piropo de "tocas la gaita como un gitano". Ahora que en su nuevo disco se ha unido, además de con el mismo Riqueni, con cantaoras como Carmen Linares y músicos de la talla de Juan Manuel Cañizares, Tino di Geraldo, Carles Benavent, Manuel Soler, Vicente Amigo o Isidro Muñoz, ha experimentado en su propia carne "eso del duende". "En el duelo de guitarra flamenca y gaita que hay al final de la canción que abre el disco", recuerda entusiasmado el gaitero, "Cañizares y yo pusimos el listón del ritmo a una velocidad casi imposible y a poco morimos en el proceso. Estuvimos grabando todo el día, pero la falseta no nos salió hasta las seis de la mañana. Nunca me había pasado que los dedos fueran por delante de mi cabeza. Había dejado de controlar de una forma racional. Me asusté y paré la grabación. Al explicar lo que me pasaba, el técnico de sonido, acostumbrado a grabar a Paco de Lucía, me dijo: 'Bienvenido al club, muchacho, ya sabes lo que es el duende'".No sólo son ilustres las colaboraciones flamencas en muchas de las canciones del nuevo disco sino que Núñez ha contado con un centenar de estrellas de los más diversos universos sonoros. Las voces de la israelí Noa, el irlandés Mike Scott (The Waterboys), Jackson Browne y Teresa Salgueiro (Madredeus) se mezclan con los instrumentos de Liam O'Flynn, Paddy Keenan, Phil Cunningham, Hector Zazou, la agrupación gitana de los Balcanes Tarif de Caransebes o el Coro Sufí Andalusí de Tánger. "Un disco soñado antes por mucha gente", según reconoce el propio Núñez, "si miras en Lorca, o en muchos músicos irlandeses, encuentras que ya pensaban que la música celta no sólo tiene un norte, sino también un sur".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 1999