Tribuna:Tribuna
i

Cataluña se prepara para acoger hasta 2.000 refugiados albanokosovares

El titular del Departamento de Bienestar Social, Antoni Comas, anunció ayer que la Generalitat ha decidido crear una comisión para organizar la acogida en Cataluña de hasta 2.000 refugiados albanokosovares. Comas explicó que la gran mayoría de los refugiados serán alojados en viviendas de promoción pública del Instituto Catalán del Suelo (Incasol). La Generalitat espera que en breve Bruselas dé a conocer las subvenciones que corresponden a España por su apoyo a los refugiados. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, lamentó ayer la ausencia de una acción unitaria de la UE.

La Generalitat quiere, de momento, dar prioridad al uso de espacios públicos para alojar a los refugiados en vez de aceptar las viviendas ofrecidas por particulares, ya que no se sabe cuánto tiempo pueden estar en Cataluña los albanokosovares. El consejero Comas informó de que, en cualquier caso, los particulares pueden llamar al número de teléfono 012 si quieren concretar sus condiciones de ayuda a los refugiados. La comisión de ayuda a los refugiados, creada ayer por la Generalitat, estará presidida por el propio Comas y tendrá representantes de los departamentos de Sanidad, Enseñanza, Justicia y Presidencia, y de la Secretaría General de la Juventud. Ayer se produjeron, además, las primeras reacciones en ámbitos municipales ante la inminente llegada de refugiados albanokosovares. El Ayuntamiento de Maials (Segrià) anunció que puede alojar a unas 40 familias. En Girona, la Unión de Empresas de la Construcción, la organización territorial de este sector, hizo pública su intención de dar empleo a un total de 1.000 refugiados. Francesc Sitjà, presidente de esta patronal, aseguró que la oferta de puestos de trabajo incluye el alojamiento para los refugiados. Es la segunda vez que Cataluña acoge refugiados huidos de Yugoslavia. Durante la guerra de Bosnia, la Generalitat se ofreció para acoger a 1.000 refugiados, de los que llegaron finalmente 800. Por su parte, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, lamentó que la Unión Europea (UE) no tenga una política exterior común, lo que provoca la dependencia de Estados Unidos. "Cuando queremos saber qué pasa miramos hacia el Pentágono para ver qué dice Clinton", afirmó Pujol. Jordi Pujol, en el acto de presentación del libro El Parlamento Europeo, del eurodiputado por CiU Carles Gasòliba, criticó que en el momento en que la UE requirió un mediador para Kosovo, no se pudo "intervenir demasiado" a causa del rechazo de Milosevic y del desfile de varios líderes europeos "que le hacían el paripé". Pujol añadió: "No sabemos lo que queremos y la unidad de acción europea es inexistente". El presidente de la Generalitat anunció el pasado lunes el ofrecimiento de Cataluña para acoger a refugiados kosovares como una muestra de solidaridad "ante la situación, muy dramática, de los kosovares", explicó, "porque existe una voluntad de destruir ese pueblo que está viviendo un drama humano, personal y colectivo". Como ya sucedió con los refugiados de la guerra de Bosnia, Cataluña se prepara para recibir una cantidad de refugiados de manera temporal, porque "tiene que quedar muy claro que ningún país europeo acepta la idea de que la expulsión de los ciudadanos de su país puede llegar a ser definitiva", afirmó Pujol. Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V) calificó ayer a Pujol de "hipócrita". La diputada al Parlament y candidata a la alcaldía de Barcelona por IC-V, Imma Mayol, recordó a Pujol la negativa de la Generalitat a la hora de incluir en sus presupuestos el 0,7% destinado a la solidaridad y cooperación internacional. "Debemos ser solidarios con Kosovo, pero de forma permanente", señaló Mayol, que pidió a Pujol que destine los 500 millones de presupuesto de la Dirección General de Acción Cívica a la ayuda a los refugiados albanokosovares, "en lugar de dedicarlos a festejos o al adoctrinamiento nacionalista", añadió. Por su parte, el presidente del Grupo Socialista en el Parlament, Joaquim Nadal, anunció que el PSC propondrá a la junta de portavoces de la Cámara catalana que emita una declaración institucional en la que reclame al Gobierno, al Ejecutivo de la Generalitat y a los ayuntamientos un mayor compromiso de solidaridad con los refugiados de Kosovo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de abril de 1999.