Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ararteko critica la selección de un plaza de profesor asociado

El Ararteko cree que existió un "eventual vicio de exceso de poder" por parte de la comisión de selección encargada de elegir a la persona que debía cubrir una plaza de profesor asociado en la Escuela de Enfermería de San Sebastián, de la Universidad del País Vasco (UPV). El Defensor del Pueblo vasco ha determinado que en el caso del profesor del área de Salud Comunitaria la comisión actuó de forma incorrecta. Además de apreciar un "proceder arbitrario", el Ararteko critica que no quedó contrastada "la selección del candidato más idóneo en atención a los principios de igualdad, méritos y capacidad que deben presidir el acceso a los empleos públicos". Las recomendaciones realizadas por el Ararteko para corregir los defectos en la selección de profesores asociados e interinos en la UPV fueron aceptadas en todos los casos, excepto en el citado de Enfermería. La comisión de selección de Salud Comunitaria concedió a la experiencia profesional de un candidato una valoración ocho veces superior a la actividad en el campo de la atención directa a pacientes de geriátricos del reclamante. Esta valoración tan desigual, decisiva para la adjudicación de la plaza, se realizó "sin que se precisaron los motivos de tal decisión". El Ararteko recomendó revisar la decisión de la comisión de selección y dictar una nueva resolución motivada. La UPV se limitó, sin embargo, a desestimar el recurso sin dar argumentos que avalen los criterios empleados para valorar la trayectoria profesional de los candidatos. Nombramiento nulo Mientras, más de cuatro años después de ser interpuesta la denuncia por parte del sindicato STEE-EILAS, el Departamento de Educación ha comunicado el cumplimiento de la sentencia que declaraba nulo un nombramiento realizado por el ex consejero Fernando Buesa, del PSE, en el mes de noviembre de 1994. Buesa, cuando se enconraba como consejero en funciones, nombró orientador de un instituto de bachillerato de Vitoria al militante socialista Ernesto Ladrón de Guevara, quien hasta entonces ocupaba un cargo político y se disponía a reincorporarse a la enseñanza. Ladrón de Guevara tenía una plaza de maestro en un centro de primaria. STEE-EILAS, según señaló ayer en un comunicado, interpuso un recurso contencioso-administrativo contra el nombramiento por entender que se trataba "de un caso de enchufismo para beneficiar a un amigo político". La sentencia dictada en septiembre de 1998 estimó el recurso del sindicato y declaró nula la orden. El fallo judicial, sin embargo, no puede ser ejecutado porque la persona beneficiada por el nombramiento se encontraba ya en otro destino en esa fecha. "Lamentamos que la larga duración de este tipo de procedimientos judiciales", señaló STEE-EILAS, haga inviable la resolución de los hechos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999