Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Davy Spillane y el cuarteto Tejedor protagonizan un "duelo de gaitas"

Aunque en este tipo de eventos parezca más apropiado recurrir a términos de hermanamiento, lo cierto es que el Teatro Barakaldo promociona el concierto que acoge hoy (20.00) como un completo duelo de gaitas. En dicho marco se desarrollarán las actuaciones del reputado gaitero irlandés Davy Spillane, que subirá a escena junto al violinista Kevin Glackin, y de Tejedor. Este cuarteto asturiano de folclor, capitaneado por tres hermanos de igual apellido, acometerá el próximo mes la grabación de su primer elepé.

Brian Adams, Elvis Costello, Emmilou Harris y Miguel Bosé son artistas que, en principio, poco tienen que ver con la música tradicional irlandesa. Sin embargo, todos ellos han recurrido en giras y grabaciones a la pericia instrumental de Davy Spillane (Dublín, 1959), gaitero y flautista que también cuenta en su hoja de servicios con colaboraciones junto a Van Morrison, Enya, Tanita Tikaram, Mike Oldfield y Sinead O"Connor. Pero la de ilustre invitado es únicamente una de las facetas artísticas de Spillane, quien, tras liderar durante años el grupo Moving Hearts, emprendió una carrera en solitario que en los últimos 12 años ha producido seis álbumes. Los dos últimos apuntan una reorientación de su sonido hacia patrones más tradicionales. "He experimentado una vuelta a mis orígenes. Antes de tocar con Moving Hearts ya lo hacía en la calle, sólo con la gaita, pero rápidamente empecé a trabajar con bandas de rock, en los años ochenta, y mis siete discos para Tara Records incluían bluegrass, jazz-rock... Hoy vuelvo a ser el gaitero que era con 17 años, cuando daba mis primeros pasos. Aunque resulte extraño a mis 40 años, lo cierto es que anteriormente, como profesional, nunca había actuado como un gaitero acústico tradicional. Ahora quiero compaginar esto con las otras bandas", explica el músico británico. Sin embargo, a su modo de entender, el término folk, tan socorrido a la hora de encasillar su obra, se queda pequeño a la hora de abarcar su legado. "Cada proyecto es diferente. Aunque los dos últimos discos para Sony son más lentos, buscando recrear distintos ambientes (es música para evadirse), en realidad mi aportación a la industria musical es muy variada", afirma pese al regusto tradicional que desprenden sus recientes grabaciones. Spillane, al margen del reconocimiento como sobresaliente instrumentista, pasará a la historia como inventor en 1978 de la low whistle o flauta grave irlandesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 1999