Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de Ecuador anuncian más protestas contra el nuevo plan económico

,El anuncio de un duro ajuste económico para hacer frente a la crisis por la que atraviesa Ecuador ha conmocionado al país. Con evidente tensión, el presidente Jamil Mahuad ordenó el jueves por la noche el bloqueo parcial del 50% de los ahorros y depósitos bancarios de los ecuatorianos, y un alza drástica de hasta el 165% en el precio de los combustibles, entre otras medidas. El Frente Patriótico, que reúne a sindicatos y organizaciones indígenas y populares, convocó a una "desobediencia civil" a los ecuatorianos, en rechazo al severo paquete económico: "Es una declaración de guerra al pueblo, una ofensa muy grave".El Frente Patriótico exigirá la salida inmediata del presidente de la República y la convocatoria de un Gobierno de concertación nacional, anunció su portavoz, Fernando Villavicencio, quien recordó que el ex presidente Abdalá Bucaram fue destituido "por mucho menos".

Serios incidentes se registraron en las gasolineras de todo el país. Algunas distribuidoras intentaron despachar el carburante con los nuevos precios, antes de que entraran en vigor. Esto provocó la furia de quienes esperaban en largas horas para ser abastecidos. Varios surtidores fueron apedreados. La policía intervino con gases lacrimógenos para disolver a la multitud.

Al clima de agitación económica que existe en Ecuador, después de dos días de huelga general en contra de la política económica y social de Mahuad se sumó otro ingrediente negativo. Cuatro de los cinco miembros del directorio del Banco Central del Ecuador, entre ellos su presidente, renunciaron a sus cargos debido a "la imposibilidad de trabajar coordinadamente con el Ejecutivo en la política monetaria y fiscal del país".

Ante la avalancha de críticas, Mahuad trató de justificar las nuevas medidas afirmando: "No hay más tiempo para actuar". En su polémica intervención, el presidente reconoció haber cometido errores y admitió las críticas por la lentitud con la que su Gobierno se ha enfrentado a la crisis.

Pero, en general, las reacciones a las medidas de Mahuad son preocupantes. Los partidos políticos expresaron su más férrea oposición al ajuste, que consideraron "abusivo". Representantes de sectores productivos y analistas económicos coinciden en afirmar que a la receta de Mahuad le faltan ingredientes. "No tiene ningún cambio estructural, sólo parches", señaló el presidente de las Cámaras de Comercio del Ecuador, Joaquín Zevallos. Mahuad se enfrenta ahora a una fuerte caída de popularidad, y el impacto de este severo golpe amenaza con disparar la intensidad de las protestas. Sólo un 16% de la población aprueba su gestión, un descenso de 40 puntos desde que asumió el cargo el pasado 10 de agosto, según una reciente encuesta de la empresa Cedatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de marzo de 1999

Más información

  • Aumentan las peticiones de dimisión del presidente Jamil Mahuad