Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piqué sugiere un adelanto en la liberalización del sector eléctrico

El ministro de Industria, Josep Piqué, expuso ayer por la tarde al comisario de la Competencia, Karel van Miert, su intención de acelerar la liberalización del sector eléctrico. La competencia completa, sugirió, podría alcanzarse en el año 2004, en vez de en el 2007, como está oficialmente previsto. Ambos políticos discutieron de nuevo sobre las compensaciones a las compañías eléctricas por los costes de transición a la competencia (CTC), sobre los que mantienen discrepancias, aunque Piqué aseguró que éstas han disminuido.

Tanto Piqué como Van Miert negaron una relación directa entre el adelanto del calendario y la tramitación de las ayudas. Piqué lanzó una loa sobre el ahorro que la liberalización supondrá a los consumidores a lo largo de 10 años, unos tres billones de pesetas. Y dejó caer que "si pudiéramos anticipar" la total liberalización prevista para el año 2007, "muchos consumidores podrán suministrarse" en diferentes compañías, lo que aún les beneficiará más.[La entrevista Piqué-Van Miert tuvo lugar el mismo día en que la Audiencia Nacional, según informó el Ministerio de Industria, decidió rechazar los recursos contra las ayudas a las eléctricas planteados por dos asociaciones de consumidores (UCE y la Confederación de Asociaciones Vecinales)].

Competencia

El programa español prevé que en octubre un 43% del mercado quede abierto a la competencia, de forma que los consumidores a partir de un gigavatio puedan diversificar sus fuentes, objetivo que la directiva europea establece, como fecha tope, para el 2003, y sólo para los consumidores de más de siete gigavatios.La intención que el ministro expuso al comisario, y repitió ante la prensa, es "acelerar el calendario". Es decir -aunque eso lo indicó como sugerencia-, establecer la liberalización al 100% en el año 2004.

Ese adelanto podría justificar lógicamente una cuantía mayor de compensaciones -o mantener al menos las decididas por el Gobierno, de 1,3 billones de pesetas-, dado el mayor esfuerzo que se exigiría a las eléctricas para adaptarse a la competencia. Preguntado por si ése era el sentido de discutir ambas cuestiones en el mismo encuentro, Piqué respondió que "las cosas nunca se plantean en estos términos". Fuentes cercanas a Van Miert aseguraron que ambos interlocutores no habían "discutido de un trato así".

El portavoz del comisario, que se mantuvo en el mayor hermetismo -quizá para compensar el desasosiego del ministro, quien había deseado, sin lograrlo, una reunión confidencial-, se limitó a asegurar que los expertos de ambos lados se reunirán próximamente, quizá la semana próxima, para proseguir la discusión sobre los CTC.

Por el momento, el debate entre ambas partes se refiere no a cifras, sino a "una cuestión de conceptos", aseveró Piqué; es decir, a la naturaleza de los costes y su configuración jurídica. Persisten las divergencias entre Bruselas y Madrid, pero "lo que percibo es que cada vez hay menos discrepancias", apuntó el ministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 1999

Más información

  • Persisten las diferencias entre Madrid y Bruselas sobre las compensaciones