Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Almodóvar recibe un César de honor por su carrera

El director manchego presentará su última película en el Festival de Cannes

Pedro Almodóvar ganó ayer un César de honor. Era la segunda vez que la profesión cinematográfica francesa le otorgaba esta distinción, que, en su equivalente hispano, el Goya, el cineasta manchego nunca ha obtenido de sus colegas. Tacones lejanos (1991) recibió en su momento el César a la mejor película extranjera. El máximo responsable del Festival de Cannes, Gilles Jacob, le invitó ayer a participar en el certamen con su última película.

"Lo único que se puede decir en este tipo de situaciones, aunque suene a falso porque tantas veces se dice sin sinceridad, es gracias. La verdad es que en Francia me tratan muy bien, y yo siento que es como si me hubiesen adoptado aunque sigo hablando un francés muy torpe", confesó Pedro Almodóvar.No fue su único premio. El máximo responsable del Festival de Cannes, Gilles Jacob, acudió a visitar al cineasta para invitarle a participar en él con Todo sobre mi madre. "Acepto con la condición de hacerlo fuera de concurso. No me apetece competir" dice desde la seguridad que da el que todas sus películas recientes hayan tenido más de 500.000 espectadores en París. "Cuando acepté presidir el jurado de Cannes no era totalmente consciente de donde me metía. Desde entonces sé que no me gusta enfrentar películas, que la victoria de una suponga la marginación de las otras, que la lógica sea que siempre alguien tiene que ganar. No quiere volver a ser jurado pero tampoco quiero que Todo sobre mi madre tenga que prestarse a ese juego de comparaciones festivaleras. En mi caso la noticia no sería si ganaba uno de los premios sino el no ganar nada".

Lo cierto es que Cannes y Francia tardaron un poco en descubrir la almodóvarmania pero luego, tanto el festival como el país, se han vuelto adictos. "En Italia o en Estados Unidos tuve éxito antes pero luego es con Francia con quien he co-producido todos mis films y la colaboración siempre ha sido ideal". Para Agustín Almodóvar, responsable de la producción por parte de El Deseo, "lo difícil fue lograr el primer contrato con Ciby 2000, demostrarles que podían confiar plenamente en nosotros. Luego, una vez se estableció la confianza necesaria, todo ha ido sobre ruedas".

Todo sobre mi madre ha contado de nuevo con inversión gala pero ahora el socio es el cineasta y productor Claude Berri. "No ha venido una sola vez al rodaje", explica Pedro. "Se limitó a leer el guión, que le gustó muchísimo, y ahora espera a ver una primera copia subtitulada en francés".

En el teatro de los Champs Elysées, Almodóvar apareció con una Victoria Abril vestida con un increíble traje-jaula repleto de globos, de Rosy de Palma y de Bernadette Lafont. El actor francés Jean Rochefort y el estadounidense Johnny Dep también recibieron premios por el conjunto de su obra.

Como mejor película francesa del año se escogió La vie rêvée des anges, que también vió como eran recompensadas, en categorías distintas, sus dos actrices: La peotagonista, Elodie Bouchez y Natacha Regnier como mejor revelación femenina. Patrice Chereau fue considerado mejor director por Ceux qui m"aiment prendront le train mientras que Bruno Podalydès por su estupenda comedia Dieu seul me voit, se vio recompensado como la mejor realizador debutante. Los dos interpretes masculinos destacados, Jacques Villeret y Daniel Prevost intervien en Le dîner de cons, otra comedia de origen teatral

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de marzo de 1999