Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de la DEA dice no haber visto nunca una corrupción como la de México

Las declaraciones del jefe de la DEA (Agencia Antidrogas de EEUU), Thomas Constantine, sobre la alta corrupción en México, efectuadas en una comisión parlamentaria, fueron contundentes y respondidas por el fiscal general de México, Jorge Madrazo: "La narcocorrupción no se acabará con recriminaciones. Lo mejor que podemos hacer es cooperar sobre bases más claras".Constantine había manifestado que "debido a los niveles de corrupción dentro de las agencias policiales mexicanas, con las cuales tenemos que trabajar, nuestro trabajo se hace mucho más difícil. Mientras no podamos trabajar con México en una relación libre de sospecha, llevar ante la justicia a los cabecillas de la droga pesará sobre nosotros". Pero el jefe de la DEA fue más allá: la corrupción en México, acusó, es estructural y ha penetrado en las autoridades civiles. "Llega a niveles sin precedentes en los 39 años que soy policía".

El senador del gubernamental Partido Revolucionario Institucional (PRI), Luis Medina, admitió que "aunque me duela decirlo, seguirá la corrupción en México, ante el tipo de presiones y de violencia física que ejercen las bandas de narcotraficantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999