Un catedrático de Oviedo, relevado por la protesta de sus alumnos

La Universidad de Oviedo ha accedido a la petición de los alumnos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas y ha relevado de la docencia al catedrático Francisco Pérez Silva. Los estudiantes le acusaban de usar métodos dictatoriales e intimidatorios, impartir un temario desmesurado, aplicar un método didáctico inadecuado, negarse a resolver las dudas que le planteaban los alumnos durante sus explicaciones y computar en la calificación la asistencia a clase, lo que no está autorizado en la universidad ovetense. El profesor podrá impartir cursos de doctorado, proseguir con su actividad investigadora y continuar dando clases, pero no ya en la Escuela de Minas, donde se suscitó la protesta y el rechazo estudiantil, sino en otro centro, la Escuela Superior de Ingenieros Industriales, situado en el campus de Gijón, a 28 kilómetros de Oviedo, aunque allí sólo dará media hora de clase semanal durante los últimos meses del curso.

El rectorado tomó la decisión después de que la Escuela de Ingenieros de Minas, en la que cursa estudios un millar de alumnos, quedara paralizada, el pasado martes, por una huelga convocada en apoyo de los 119 estudiantes de quinto curso matriculados en la asignatura de generadores y motores térmicos, que imparte el docente que ha protagonizado la controversia.

Dos meses de protestas

Pero las protestas estudiantiles se iniciaron mucho antes: el pasado 20 de noviembre. Desde entonces, sus 119 alumnos dejaron de acudir a clase. El 27 de enero, la protesta se enconó con una concentración estudiantil ante las instalaciones del centro, a la que se sumaron otros alumnos de la escuela. Los estudiantes exigían "calidad docente, un trato profesor-alumno respetuoso y un dimensionamiento de la asignatura adecuado y congruente". Los alumnos decían sentirse "menospreciados" por el profesor. El rector, Julio Rodríguez, ha declarado que la Universidad de Oviedo abrirá un proceso para descubrir y erradicar situaciones similares a ésta. "Sabemos que hay profesores así, pocos, un 1%", dijo. Y precisó: algunos de ellos, señaló, en la misma Escuela de Minas de Oviedo. El rector había intentado, sin éxito, ofrecer al catedrático una jubilación anticipada.

El profesor Pérez Silva, que alcanzará la edad de jubilación en septiembre, lleva 40 años en la docencia. Sus métodos y opiniones ya causaron polémica en otras ocasiones, como cuando aprovechó su discurso de apertura del curso académico en 1992 para criticar duramente al PSOE. Según sus alumnos, a muchos de los cuales sólo les resta aprobar su asignatura, el profesor corregía a sus ayudantes ante los estudiantes, llegó a afirmar que el temario "sólo lo discutía con Dios" y el primer día de clase les advirtió de que "él era más chulo que nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50