Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell defiende ante el canciller alemán la posición española de mantener los Fondos de Cohesión

José Borrell salió ayer relativamente optimista de su entrevista con el primer ministro alemán, Gerhard Schröder, respecto a que España siga recibiendo en los próximos años los Fondos de Cohesión procedentes de la Unión Europea (UE). El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno indicó que ha contribuido a que el actual presidente de la UE haya "entendido" que España invoca una concepción política de Europa basada en el logro de una convergencia real, no sólo financiera, de los países, pero reconoció que mentiría si dijera que le había convencido.

De lo que más satisfecho parecía sentirse Borrell, al término de su conversación de 40 minutos, fue de poder decir que el Gobierno alemán esté convirtiendo al PSOE en interlocutor de la negociación sobre los Fondos de Cohesión, una participación que no le había concedido el Ejecutivo español. Según el dirigente socialista, que también se entrevistó con el ministro alemán de Asuntos Exteriores Joschka Fischer, Schröder estuvo de acuerdo en mantener otra conversación en marzo. Borrell relató que el Gobierno pidió ayuda al PSOE (en una reunión celebrada el jueves entre el ministro de Exteriores, Abel Matutes, con Luis Yáñez) para defender que los Fondos de Cohesión no son como el cheque inglés, sino un instrumento para aproximar los niveles de bienestar y poder adquisitivo y, por tanto, no deben desaparecer ni disminuir mientras los países que ahora los reciben no alcancen el 90% de la renta media europa. "Ninguna solución puede pasar por el desmantelamiento de esta política", sentenció. A su juicio, Alemania tiene razón al quejarse de que contribuye en demasía a la UE en comparación con otros países, entre ellos Holanda, Dinamarca, Bélgica o Italia, pero se equivoca al plantear un recorte de los Fondos de Cohesión porque las soluciones a su problema pueden hallarse por otra vías, por ejemplo, mediante la "modulación" del sistema de ayudas de la Política Agraria Común. "No es posible", se quejó, "que la Reina de Inglaterra esté siendo una de las mayores receptoras de subvenciones comunitarias, y que banqueros españoles disfrazados de agricultores estén recibiendo fondos europeos para mejor instalarse en el campo".

El candidato socialista indicó que le había insistido a Schröder lo suficiente como para creer que había entendido que "los Fondos de Cohesión no pueden ser la variable de ajuste del problema". En relación con ese tema, y con otros problemas de la política europea, en la última semana han despachado con los líderes alemanes los principales dirigentes socialistas españoles. Felipe González, primero, y Borrell se han entrevistado con Schröder. Joaquín Almunia se reunió el jueves con Oskar Lafontaine.

Borrell no desaprovechó la oportunidad de recordar que Aznar criticó en términos despectivos a González cuando pugnó, como presidente del Gobierno, por los Fondos de Cohesión y advirtió que la ayuda que están dispuestos a prestarle los socialistas no consiste en encubrir su incompetencia negociadora. "Cuando se lleva tres años sin aportar una sola idea, una sola alternativa a la construcción europea, uno se queda sólo, que es lo que le ha pasado a Aznar. Lo que más me preocupa es que, con este Gobierno, España se ha ido deslizando hacia la más absoluta irrelevancia política en Europa. Pero estamos absolutamente dispuestos a ayudarle sobre los Fondos de Cohesión porque un fracaso suyo sería un fracaso para los intereses españoles".

El líder del PSOE sostuvo que el plantear vetos o demorar el logro de un acuerdo perjudica a España, porque en tanto no haya un marco financiero aprobado, dejaría de recibir fondos comunitarios. Y añadió que también perjudica a las posiciones españolas el saltar de la amenaza de veto, hace unos meses, a una reducción de la firmeza cuando todavía falta bastante tiempo para el final de la negociación.

Por otra parte, Borrell anunció que su grupo parlamentario va a dirigir media docena de preguntas por escrito al portavoz del Gobierno, Josep Piqué, para que explique si durante su mandato como presidente de Ercros se pagaron 115 millones a una empresa de su esposa por estudios e informes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de febrero de 1999

Más información

  • El líder socialista dice que apoyará a Aznar, pero no encubrirá su "incompetencia negociadora"