Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Tirémonos en marcha

Con una apertura apoyada en las bellas palabras del Luther King, Miguel Fernández (EL PAÍS, 4 de enero de 1999) nos relata un idílico sueño: "Cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, justicia objetiva, hermandad...", un idílico sueño cuyo transcurrir conduce a la tragedia: "Desasosiego del alma, decepción, vergüenza...". Al despertar, Miguel aboga por un clamor inconformista que haga llegar a nuestros gobernantes el grito ¡que paren el mundo, nos queremos bajar!Compañero Miguel, pausemos, pero nunca paremos. No alentemos la barbarie autoexcluyéndonos de manera tajante. Abordemos las circunstancias. Tirémonos en marcha contra el engranaje mercantilista e interesado que mueve la máquina azul. Frenemos su hipocresía y aceleremos nuestras conquistas. Si le ofrecemos la oportunidad de parar para ser apeados, si esto ocurriera, la Vía Láctea pasaría a ser un mapabús con paradas en la calle Utopía, avenida Optimistas Militantes, barriada La Paz y urbanización Sentido Común.

No, Miguel, no les facilitemos las cosas. Tirémonos en marcha contra sus engranajes, obliguémosles así a que éstos sean renovados. Salud.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 1999