Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO PINOCHET'

La fiscalía pide cuatro días para exponer su caso contra el general

El abogado Alun Jones, en representación del Servicio de la Fiscalía de la Corona, que asume la posición de España, comenzará a exponer hoy en el juicio sobre la inmunidad del general Augusto Pinochet, tras anunciar al comité de apelación de la Cámara de los lores que necesitará cuatro días para desarrollar sus argumentos.

El juez Baltasar Garzón, que ordenó la detención de Pinochet y que solicita su extradición a España, llegó ayer tarde a Londres y acudirá hoy a la sala de juicio junto con el abogado Alun Jones y el representante de la Fiscalía británica, Brian Gibbins.La repetición del juicio del pasado mes de noviembre, cuya resolución contraria a Pinochet fue anulada porque uno de los lores, lord Hoffmann, estaba descalificado para participar en el tribunal, superará holgadamente las seis sesiones que llevó el anterior. Por dos razones. La primera: en esta oportunidad el comité de apelación está integrado por siete jueces lores, dos más que el anterior, lo que aumenta el tiempo necesario para las preguntas y comentarios de los miembros del tribunal. La segunda: a las tres partes que participaron con anterioridad (Servicio de Fiscalía de la Corona; defensa de Pinochet y Amnistía Internacional) se unirá en esta ocasión el Gobierno de Chile, que ha sido autorizado a hablar como "interviniente", la misma condición que Amnistía Internacional.

La línea de intervención del Gobierno chileno ha sido elaborada en Santiago en las últimas semanas. El letrado Jaime Lagos, consejero jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores chileno, ha sido el enlace con los abogados británicos del bufete Herbert & Smith, que designó para exponer a Lawrence Collins.

En este procedimiento, el Gobierno de Chile no ha sido nunca parte, ya que toda la investigación criminal dirigida por el juez Garzón está orientada hacia las responsabilidades individuales de los presuntos autores intelectuales y materiales de los crímenes cometidos durante la dictadura del general Pinochet.

En 1980, el Gobierno chileno sí fue parte de un procedimiento en Estados Unidos, a raíz de la demanda de la familia de Orlando Letelier contra la República de Chile por el asesinato del ex diplomático y último ex ministro de Interior de Salvador Allende como resultado del estallido de una bomba colocada en su coche en el centro de Washington, donde residía, por agentes de la DINA. Es curioso: existe una coincidencia entre la defensa jurídica del Gobierno presidido entonces por Pinochet y el Gobierno actual de Eduardo Frei. Tanto entonces como ahora Chile defiende la inmunidad de su jurisdicción como Estado soberano. Entonces frente al caso Letelier; ahora ante el caso Pinochet. En aquella ocasión, la República de Chile, presidida por Pinochet, perdió el proceso.

A diferencia del juicio anterior, el movimiento que apoya a Pinochet aparece ahora más organizado. El Movimiento por la Reconciliación de los Chilenos ya ha enviado tres postales a miles de personalidades del Reino Unido en los que se ve la fotografía de diferentes etapas de la vida política chilena, empezando por una de Pinochet en la que cede, en 1990, el poder. El próximo martes, en una rueda de prensa, según dijo ayer el abogado Fernando Barros, se distribuirá un folleto titulado Pinochet-Allende, historia de dos chilenos. El ambiente, pues, en las afueras de la Cámara de los lores se caldea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 1999

Más información

  • El juez Baltasar Garzón asistirá a las sesiones