Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

"Excluidos del cosmos"

"También de sus tierras han sido excluidos los hombres. Hace unos años estuve con los indios wichis en la Plaza del Congreso. Desde hacía una semana realizaban una huelga de hambre en reclamo por las tierras que, como a tantas comunidades indígenas, les fueron usurpadas desde el tiempo de la conquista, víctimas de un genocidio que se realizó a fuerza de guerras, epidemias desconocidas y el infaltable cautiverio. Desde entonces, el sometimiento y el maltrato que reciben en todo el continente los obliga a sobrevivir en miserables reservas, incapacitados para satisfacer sus necesidades básicas de salud, vivienda y educación"."Hoy, uno de los graves problemas que muchas de esas comunidades deben afrontar, bajo un riesgo vertiginoso y destructivo, es la necesidad de emigrar hacia las grandes ciudades, donde viven alienados, impulsados por el hambre. (...) Ciudades en las que viven degradados en suburbios donde cunden el cólera, la tuberculosis y todas las calamidades que acarrean la pobreza y el desarraigo. Viven, si puede usarse ese verbo en el sentido grande y misterioso, o tristemente sobreviven, ajenos y perdidos".

"(...) Duermen en el suelo, hacinados y sucios. Han perdido su dignidad y sus rituales arcaicos. En las comunidades indígenas, los hechos esenciales de la existencia estaban vinculados al ritmo del cosmos y de la naturaleza. Y aún hoy, muchos de ellos conservan sus ritos, como los mapuches, que se preparan para recibir el año nuevo con ceremonias acompañadas de danzas y oraciones, en las que ruegan a los dioses para que les den salud y buenos augurios, para que el año que comienza sea óptimo en lluvias y cosechas. En cambio, los ritos y las tradiciones de nuestras sociedades se han desvirtuado o se han convertido en simulacros en los que nadie cree, consecuencia del barbarismo tecnológico. Escindido el pensamiento mágico y el pensamiento lógico, el hombre quedó exiliado de su unidad primigenia: se quebró para siempre la armonía entre el hombre consigo mismo y con el cosmos".

Extractos de Antes del fin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de diciembre de 1998