Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESAPARECE UNA LEYENDA DEL TOREO

La Maestranza de Sevilla se viste de luto

Dolor por la desaparición de una gran figura

La Maestranza se vestirá hoy de luto por la muerte del que personajes de los diversos estamentos del mundo taurino manifestaban ayer que se trata del mejor torero de todos los tiempos. Y también Ronda, ciudad natal de Antonio Ordóñez, cuyo ayuntamiento ha declarado tres días de luto a partir de hoy, y sus banderas ondearán a media asta con crespones negros. La muerte del diestro ha causado profundo dolor entre sus compañeros y en la sociedad sevillana.

Un grupo reducido de familiares veló ayer el cadáver de Antonio Ordóñez en su domicilio sevillano de la calle Iris, que es por donde los toreros acceden a la Maestranza los días de corrida. Se encontraban en la casa la viuda del torero, Pilar Lezcano; su hija Carmen, su nieto Francisco Rivera y la esposa de éste, María Eugenia Martínez de Irujo.Numerosos profesionales de la fiesta, amigos del diestro y personajes de la vida política y social acudieron a testimoniar su pésame a la familia. Entre ellos, el ministro de Trabajo, Javier Arenas, amigo del fallecido, que junto al escritor Mario Vargas Llosa estuvo en la plaza de Ronda para la representación, con la lidia de un toro, de la ópera Carmen, en la versión de Salvador Távora.

"Ha sido una gran pérdida para el mundo del toro y yo además he perdido a un amigo", dijo Javier Arenas, que acudió al domicilio del torero en compañía de su suegro, Manuel Olivencia, ex comisario de la Expo 92. Asimismo hicieron acto de presencia Alejandro Rojas-Marcos, primer teniente de alcalde de Sevilla, y Antonio Ortega, consejero de Relaciones con las Cortes.

La alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril, también mostró su impresión por la noticia y lamentó "la gran pérdida" que supone la desaparición de "uno de los mejores toreros de todos los tiempos y un rondeño que nunca perdió el contacto con la ciudad".

"El mundo taurino está de luto por la muerte de un maestro; del mejor", afirmó el empresario de la Maestranza, Diodoro Canorea. "Era una maravilla. Se te quedaba grabado cuanto hacía en la plaza", dijo Diego Puerta, que alternó incontables tardes con Ordóñez. Y Litri padre con quien empezó de novillero el año 1949: "Era extraordinario; el más representativo del toreo rondeño".

Es el mismo caso -y con parecidos recuerdos- de Manolo Vázquez, que en sus primeras temporadas formó pareja con Ordóñez. Amigos desde que ambos llevaban pantalón corto, calificó anoche al torero fallecido como "el mejor" de todos los tiempos.

Para Sebastián Palomo Linares, Ordóñez fue "un espejo para todos los toreros". Y destacó "su valor, su personalidad y su pureza con capote y muleta".

Chamaco, padre, manifestó que estaba muy afectado por el fallecimiento del maestro, del que dijo había sido un gran compañero y tenían una excelente amistad surgida de las muchas veces que torearon juntos tanto en España como en América. Pascual Montero -padre de la periodista Rosa Montero-, que fue peón de confianza de Antonio Ordóñez en sus primeros tiempos, comentó que su toreo, "modélico e inimitable", aunaba "maestría, clasicismo, valor, arte y pureza". "La gloria que buscaba ya la tiene", dijo el ganadero jerezano Álvaro Domecq, quien apenas hacía cuatro días que había estado con el maestro de Ronda.

La Maestranza se vestirá hoy de luto en un festival benéfico en el que están anunciados, entre otros, Curro Romero, Manuel Benítez El Cordobés y Ortega Cano. Anoche, sin embargo, se especulaba con la suspensión, dada la proximidad del domicilio del torero fallecido y la Maestranza, y la coincidencia de la hora de celebración del festejo -doce de la mañana- con la fijada para el funeral, que se celebrará en la Capilla de los Marineros del sevillano barrio de Triana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de diciembre de 1998