Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pío Cabanillas anuncia en el Parlamento que RTVE abandonará Vía Digital

Cascos dice que el Gobierno siempre ha dejado libre al ente para entrar o salir de la plataforma

Radiotelevisión Española pondrá a la venta su participación accionarial en Vía Digital (de la cual posee el 17%) y orientará su actividad como una fábrica de contenidos para ser distribuidos por cualquier operador digital, analógico o por cable. Así lo anunció ayer el director general de RTVE, Pío Cabanillas, durante su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados. Los parlamentarios no pudieron ocultar su desconcierto ante esa decisión, que fue comentada horas más tarde por el vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, como fruto de "la autonomía" de RTVE.

Ante la Comisión de Control Parlamentario de RTVE, Cabanillas explicó que la salida del accionariado de Vía Digital es "una decisión estratégica". En franca rectificación respecto a la postura de su antecesor, Fernando López-Amor, el nuevo responsable de RTVE se manifestó sorprendido por el hecho de que una televisión pública esté en una empresa privada y que cobre por su servicio a los españoles. Cabanillas aseguró que el objetivo es permanecer como "suministrador público de contenidos".A los periodistas que le asediaron con preguntas sobre este asunto, Cabanillas les contestó que no dispone de datos sobre la valoración económica del 17% de Vía Digital y negó toda relación con una posible fusión de aquella con Canal Satélite Digital. Aseguró que no ha recibido ofertas para vender las acciones de RTVE, pero advirtió que a la hora de hacerlo "tendrá mucha importancia" el futuro de las dos plataformas. La decisión de Cabanillas se produce tres meses después de que López-Amor, cerrara unos presupuestos para 1999 en los que se prevé una inversión financiera de 3.740 millones de pesetas en Vía Digital. Además, el Ente destinó en los presupuestos del año que ahora termina un total de 7.490 millones para TVE Temática, la sociedad creada para la elaboración de contenidos para Vía Digital, que aporta siete canales: Hispavisión, Alucine, Paraíso, Canal Clásico, Teledeporte, Canal 24 Horas y Nostalgia.

La participación accionarial de RTVE en Vía Digital asciende a 9.350 millones de pesetas, que corresponden al 17% de los 55.000 millones de pesetas en recursos propios de esa compañía.

Telemadrid y TVG siguen

Consultada al respecto, un portavoz de Vía Digital respondió a EL PAÍS que la salida de RTVE no ha supuesto una sorpresa para los gestores de la plataforma liderada por Telefónica. "Conocíamos la noticia hace tiempo; es una decisión que nos parece correcta y que respetamos".Del resto de las empresas públicas que participan en el accionariado de Vía Digital, tanto Televisión de Galicia como Telemadrid aseguraron que mantendrán intactas sus participaciones, un 2% en el caso gallego y un 4% en el madrileño. No hubo respuesta a los intentos realizados para recabar la posición de Canal 9 (2%) y TV-3 (5%).

El vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, pasó por alto cuanto se ha dicho y hecho desde altas instancias gubernamentales respecto a las plataformas digitales. Ayer, se limitó a señalar que la decisión anunciada por Cabanillas entra "dentro de la autonomía que tiene RTVE como empresa" y es tan respetable "como la que en su día tomó Mónica Ridruejo de adquirir una participación" en la empresa digital. El vicepresidente resaltó que la única vinculación del Gobierno con la televisión pública es la presupuestaria. Preguntado si el Gobierno dió instrucciones a la ex directora de RTVE, Mónica Ridruejo, para entrar en Vía Digital, Cascos aseguró que el Ejecutivo no había dado "ninguna" indicación al respecto.

Y se refirió a una posible fusión de Canal Satélite y Vía Digital con la aseveración de que él siempre ha defendido que ambas plataformas estaban destinadas a entenderse.

Rosa Conde (PSOE) expresó su sincera perplejidad. "Es una decisión sorprendente y una opción política muy difícil de entender", ya que no coincide con el planteamiento que el Gobierno ha defendido en el terreno de la televisión digital. Para su compañero de partido y responsable de Relaciones con los Medios, Alfredo Pérez Rubalcaba, el Gobierno no explicó por qué se entraba en Vía Digital y tampoco explica la razón por la que se marcha ahora. Opinó que todo se debe a que en su día "había que montar un grupo gubernamental para la televisión digital y TVE hacía falta en él, pero ahora manda Telefónica, que tiene recursos de sobra y ya no hace falta TVE".

Manuel Alcaraz (Nueva Izquierda) afirmó que la medida puede ser positiva "teniendo en cuenta la situación financiera". Felipe Alcaraz (IU) criticó el "secretismo" y la "opacidad" con la que, en su opinión, se están llevando las operaciones de recomposición del sector audiovisual, informa Efe. Y expresó la preocupación de IU tanto por "dejar a RTVE fuera del futuro tecnológico" de la televisión digital como por hacer adelgazar al ente en su conjunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 1998