Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ARANTXA ELIZONDO DOCTORA EN POLÍTICAS Y PREMIO REALIDAD SOCIAL VASCA "Con la tregua las mujeres han desaparecido de la política vasca"

Arantxa Elizondo (San Sebastián, 1967), doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la UPV, recibió ayer de manos del lehendakari en funciones, José Antonio Ardanza, el premio Realidad Social Vasca de investigación por su trabajo sobre la participación de la mujeres en los partidos de Euskadi. El Parlamento de Vitoria es la institución en la que hay una mayor participación femenina y los partidos nacionalistas son los que menos incluyen en sus órganos de dirección a mujeres. Elizondo destaca que en el proceso de pacificación que se está viviendo en Euskadi la figura de la mujer ha sido anulada. P. ¿Cuál era el objetivo de su trabajo? R. Analizar la discriminación de las mujeres en el ámbito político, y en este caso concreto, en los partidos en la comunidad vasca. Se mezclaban el interés académico y el personal. Siempre me he preguntado la razón de por qué hay tan pocas mujeres en política, ya que si es el ámbito en el que se toman las decisiones que van a afectar a toda la población, me parece importante que esté representado todo el País Vasco. P. ¿A qué conclusión llega? R. A una muy clara, y es que hay menos mujeres en los partidos políticos que hombres, y eso se ve a nivel interno, en la filiación, en las ejecutivas, en los cargos de los partidos. Por otra parte, una de las cosas que más me ha llamado la atención viendo las actitudes hacia la política que tienen los afiliados y afiliadas es que las opiniones de los varones y las mujeres no son tan distintas en cuanto al interés por la política. En lo que se diferencian es en su implicación práctica. Por mucho interés que tengan las mujeres, luego les falta algo para que se impliquen más y tengan una participación más activa. P. ¿Las mujeres entienden la política como una profesión? R. Hasta hace bien poco se decía que eran los partidos los que no fomentaban la presencia de mujeres. Creo que la cosa no es tan simple. Viendo la actitud de los partidos, las medidas que ellos llevan a la práctica, hay que buscar otras circunstancias, como son los estilos de vida de las mujeres y si éstas tienen o no ganas de dedicarse a la política. P. ¿Qué imagen tiene el ciudadano del hombre o la mujer que se dedican a la política? R. Creo que todavía tenemos un perfil absolutamente masculino. Hay un pensamiento generalizado de que el poder debe ser ejercido por los hombres. De forma consciente igual no se piensa así de claro, pero inconscientemente todas las actitudes que se valoran para la política yo creo que son características masculinas. Dentro de la definición que se hace de la persona política es muy difícil que entren las mujeres. P. ¿Cuál es el nivel de participación política de la mujer en Euskadi con respecto a otras comunidades y a partidos? R. La situación es bastante similar en cuanto a partidos. En la comunidad vasca la participación es bastante elevada, si se compara con otras autonomías. P. ¿En qué tipo de instituciones hay una mayor presencia fememina? R. En el Parlamento vasco. Es la institución que tiene un porcentaje más alto, incluso teniendo en cuenta los datos del Congreso y del Senado español. Las Juntas Generales, sin embargo, tienen un porcentaje muy pequeño y en los ayuntamientos hay muchas diferencias en función del tamaño. En los municipios más grandes hay un mayor número de mujeres que en los más pequeños. P. ¿Se ha incrementado mucho la presencia de mujeres en la política vasca en los últimos años? R. Se ve el efecto claro de la cuota en IU y PSE. En otros partidos que pueden tener más mujeres en la afiliación, éstas no llegan a las directivas. P. El PNV ha tenido tradicionalmente una alta militancia femenina. ¿Se ha notado en los órganos directivos? R. En ese partido la presencia de mujeres en los puestos de decisión es muy pequeña. Históricamente ha tenido su organización femenina desde los años 20, pero esa presencia no se traslada a niveles ejecutivos. En los partidos nacionalistas se observa una tendencia a tener pocas mujeres en esas instancias de poder interno, lo cual no se repite en las instituciones. P. Uno de los modelos de mujer política que triunfó en los 80 fue el de Margaret Thatcher ¿Es necesario adoptar papeles masculinos para triunfar en la política? R. No, no creo que Thatcher sea un modelo femenino muy claro. Ha sido un personaje muy controvertido del que casi se decía que, en vez de ayudar a las mujeres, lo que había hecho era ir hacia atrás. El modelo agresivo sirve mucho en política, pero tanto para hombres como para mujeres. P. En Irlanda del Norte las políticas jugaron un papel importante ¿A qué cree que se debe la ausencia de éstas en el proceso vasco de pacificación? R. Desde que ETA declaró la tregua en septiembre, yo creo que las mujeres han desaparecido todavía más. No es que hubiera menos presencia en las candidaturas: en las últimas elecciones ha aumentado el número de parlamentarias. Pero como en esta ocasión el tema ha sido la negociación-pacificación, parece que sólo podían ser los hombres quienes se podían ocupar de eso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 1998