Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roca defiende el "federalismo asimétrico" que propone Maragall

El nacionalista Miquel Roca coincide con el socialista Pasqual Maragall en la defensa de un modelo basado en el "federalismo asimétrico" para el Estado español. Roca declaró ayer a la emisora COM Ràdio que la España de las autonomías "está catalogada en todo el mundo como un Estado federal" y afirmó que ahora sería necesario impulsar "el federalismo asimétrico", es decir, el mismo modelo que propone Pasqual Maragall. Roca, que es miembro de la dirección de Convergència Democràtica, el partido de Jordi Pujol, coincidió también con el candidato socialista a la presidencia de la Generalitat en la apreciación estratégica de que el problema de la financiación de Cataluña no radica en cuánto aportan los ciudadanos catalanes al Estado, sino en cuánto reciben de éste. "La cuestión es que Cataluña tiene un mal sistema de financiación", agregó Roca. Pero el secretario general de Convergència, Pere Esteve, no fue tan complaciente con Maragall. Acusó al candidato socialista de plantear algunos asuntos de un modo "desagradable, impropio y que Cataluña no se merece". Además Esteve abominó de los "comentarios escatológicos" de Maragall, refiriéndose a unas recientes declaraciones de éste en las que dijo que la indecisión de Jordi Pujol sobre el calendario electoral se debía a que el líder nacionalista se "había cagado en los calzoncillos". El secretario general convergente subrayó ayer que las palabras de Maragall le habían provocado "estupor" y "decepción". "Determinados estilos de hacer política deberían estar superados", agregó. "No vamos bien", prosiguió, si el candidato del socialista "ha de cubrir de este modo sus deficiencias y su carencia de proyecto político para el país". "Estallido" en CDC Esteve reprochó a Maragall que sea "poco respetuoso" e insistió en que la decisión de convocar las elecciones autonómicas es competencia exclusiva del presidente de la Generalitat, independientemente de que éste quiera o no pedir opiniones al respecto. Tampoco pasó por alto Esteve el pronóstico de Maragall de que Convergència Democràtica "estallará" cuando deje de estar dirigida por Pujol. Esteve desautorizó ese comentario asegurando que carece de base. "Si algún partido político tiene dificultades internas ahora, ése es el partido socialista", apuntó. El secretario general de Convergència acusó al candidato del PSC de "desprestigiar" a los partidos políticos con sus palabras, las cuales, añadió, "no ayudan a la democracia". Esteve rechazó de paso las críticas vertidas contra el nuevo sistema de financiación autonómica propuesto por los nacionalistas catalanes. Dijo que no hay motivo para el recelo en España a causa de las propuestas nacionalistas, pues CiU "está apostando decididamente por una nueva cultura del diálogo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de diciembre de 1998