Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer acceso de la Solución Norte de Bilbao finalizará en febrero del 2000

La Diputación vizcaína prevé terminar para febrero del año 2000 la primera de las tres infraestructuras que conformarán la llamada Solución Norte de Bilbao, la alternativa viaria a la autopista A-8. Los trabajos de la llamada Variante Este habrán requerido, sin embargo, tres años de duración después de que durante 1997 estuvieran parados siete meses debido la falta de la evaluación de impacto ambiental. La nueva carretera, con dos carriles en cada sentido, absorberá un tráfico diario de 22.000 vehículos, según las previsiones forales.

La Solución Norte es la esperanza de las autoridades vizcaínas para desatascar los accesos a la capital de la provicia, que se dirigen principalmente por el sur a través de la autopista A-8. Además de la Variante Este, esta solución viaria se sustenta en los túneles de Artxanda, la primera autovía con peaje en Vizcaya que costará 15.000 millones de pesetas, y la Variante baja de Deusto, un proyecto de 8.500 millones para mejorar la entrada a través del alto de Enekuri. La Variante Este, cuya ejecución se inició en diciembre de 1996, es ahora el principal proyecto de la Diputación en materia de obras públicas y constituye la continuación del plan iniciado con la construcción del puente de Miraflores, que está en servicio desde el año 1995 y que ha servido para ofrecer una conexión directa con la autopista. El coste de la fase actual es de casi 3.000 millones y las obras tenían que haber finalizado ya, según las previsiones, aunque se demorarán todavía unos meses. Un recurso presentado por la Asociación de Familias del barrio bilbaíno de Otxarkoaga provocó la suspensión del proceso de expropiaciones y la paralización de las obras de la Variante Este, situación que se prolongó durante siete meses. Impacto ambiental Los vecinos descubrieron que los trabajos se habían iniciado sin que las reformas introducidas en el proyecto -que habían sido solicitadas por ellos mismos- contasen con la pertinente declaración de impacto ambiental. El Tribunal Superior de Justicia detuvo la construcción y la Diputación, que ya contaba con la declaración ambiental en el proyecto original, optó por no incluir los cambios y volvió a presentar el plan inicial. Ante ello, el Tribunal Superior levantó la suspensión cautelar. Las obras han obligado a cerrar los accesos por el barrio de Bolueta y a derribar un campo de fútbol situado en las inmediaciones. "Ahora se van cumpliendo los plazos y estará terminado para febrero del año 2000", dijo un portavoz oficial de la Diputación. La variante, con un total de cuatro carriles y casi 2,6 kilómetros de longitud, incluirá una gran rotonda en la actual carretera general que viene de San Sebastián y atravesará los barrios de Txurdinaga y Otxarkoaga para conectar con la carretera que va al monte Artxanda. Será una vía rápida con un tráfico previsto de 22.000 vehículos al día. "Garantiza la accesibilidad racional a Txurdinaga, Otxarkoaga y Santutxu, descongestionando la entrada [al barrio de Begoña por la carretera general], que es de difícil maniobrabilidad para los vehículos pesados", aseguró el mismo portavoz. Si se cumple el plazo impuesto, este tramo quedará finalizado casi cuatro años después de que el 9 de julio de 1996 la Diputación aprobase el plan de construcción. La Variante Este quedará definitivamente conformada con la construcción del tramo hasta el barrio de Bolueta, postpuesta para la próxima legislatura y cuyo inicio de obras se sitúa en 1999.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998

Más información

  • La Variante Este requerirá más de tres años de obras