Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La escapada

JOSÉ MANUEL ALONSO "¡Desátate, lánzate a la vida, haz como yo!". Se lo decía, al comienzo de los 60, Bruno (Vittorio Gassman), un caradura, un tipo sablista, extrovertido, fanfarrón, hijo del futuro consumista, a Roberto (Jean-Louis Trintignant), estudiante de Derecho, débil, tímido, soso e introvertido, hijo del pasado exclusivista. Lo mostraba Dino Risi a través de una inteligente narrativa, de una legendaria y mítica película: La escapada. Lo decía mostrándonos la Italia del miracolo, que había superado el 600 y viajaba ya en deportivo escapando de sí misma. Nos lo enseñaba a los adolescentes españoles que sentíamos el cine como una ventana abierta al mundo y al futuro de nuestras vidas tan limitadas. Creo que La escapada se estrenó en el 63. Fue uno de los grandes éxitos de aquellos tiempos en los que el cine era liberador. Gracias a Risi comprendimos mejor lo que de contraste, frustrado y trágico tiene la realidad fácil, divertida, que nos hace escapar hacia ninguna parte y también disfrutar como canto de cisne durante la escapada. La película de Risi se desarrolla un fin de semana del ferragosto en el que dos jóvenes cabalgan juntos a bordo de un descapotable. Dos tipos que se conocen por necesidad mutua, que son opuestos que se hacen compañeros y cómplices. ¡Cuantos fines de semana pudimos ver aquella película y sentirnos a un tiempo Bruno y Roberto! ¡Cuantos años recordando aquel film que hizo despertar en nosotros las contradicciones humanas y el choque entre los dos seres que llevamos metidos en nuestra vida: el de la comedia y el de la tragedia! Dino Risi ha estado esta semana viendo cine del mundo de hoy en Bilbao, como presidente del jurado internacional del XL festival. A Dino le hemos visto analizando el cine que se hace ahora mismo a través de lo más difícil: la concisión y precisión del cortometraje. Cine que es también una escapada, que es, como decía más o menos Baudelaire inaugurando la estética moderna, "un arte aplicado a la vida", o lo que decía Chaplin: "La combinación de lo trágico y lo cómico". Gracias, Dino Risi (50 películas); gracias por tu don y por tu tino, y por tu permanente contribución al cine, a nuestra vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de noviembre de 1998