Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos y la izquierda critican el pacto presupuestario de UPN y CDN

El Gobierno de UPN ha despejado el camino para llegar hasta las elecciones forales y municipales de junio de 1999. El acuerdo con su escisión, Convergencia de Demócratas de Navarra (CDN), sobre la reforma del IRPF se ha completado ahora con un pacto para sacar adelante en el Parlamento los presupuestos de 1999. En apenas dos horas de reunión, el presidente Miguel Sanz y Juan Cruz Alli cerraron el martes un acuerdo presupuestario (340.000 millones) con el incremento de los gastos en algunos capítulos deseados por CDN: más dinero para los municipios navarros (1.338 millones), más dinero para la educación privada concertada y la universidad pública (1.030 millones) y fondos para reducir las listas de espera sanitarias (661). Pero ni el contenido de la populista reforma fiscal, que convertirá a Navarra en la región con los tipos marginales de IRPF más bajos de España, ni los presupuestos gustan a la izquierda navarra. De hecho, ambos proyectos han tenido la virtud de unir bajo una misma demanda colectiva a los sindicatos UGT y CCOO, al partido socialista, Izquierda Unida y Nueva Izquierda. IU llegó a señalar ayer que a UPN y CDN sólo les queda "concurrir en coalición electoral" a las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 1998