Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mandelson define la "tercera vía" como la puesta al día de los valores de izquierda

Peter Mandelson, ministro británico de Comercio e Industria y gurú político de Tony Blair, definió ayer la tercera vía que representa el primer ministro británico como una búsqueda permanente de la mejor manera de alcanzar en cada momento los valores de la izquierda, con la flexibilidad del talante liberal. Mandelson fue uno de los presentadores del libro de Blair La tercera vía, editado por EL PAÍS-Aguilar, con la colaboración de la Fundación Alternativas. El otro presentador, José Borrell, autor de la introducción del libro, aseguró que coincide el líder laborista en la necesidad de que existan Gobiernos fuertes, "que no lo hagan todo y ayuden a hacer mucho".La presentación de la obra de Blair reunió en un hotel de Madrid a unas 300 personas, entre las que se encontraban una decena de ex ministros socialistas. Nicolás Sartorius, de la Fundación Alternativas, ejerció de moderador y precisó, a modo de introducción, que la tercera vía no es una equidistancia entre izquierda y derecha, y por tanto un nuevo centro, sino claramente una izquierda nueva.

Mandelson destacó que si por algo se caracteriza la tercera vía es por promover la igualdad de oportunidades, la responsabilidad y el sentido de comunidad. Un proyecto que trata de hacer compatibles el patriotismo y el internacionalismo, los derechos y las obligaciones, alejándose de algunas prácticas de la vieja izquierda, encorsetadas por el énfasis en la fiscalidad y en el control por parte del Estado.

"Estamos en un revisionismo permanente, en una permanente búsqueda de las mejores maneras de alcanzar nuestras metas y, por tanto, en una continua renovación del contrato con la gente, para modernizar la aplicación de nuestros valores", dijo Mandelson.

El ministro británico se mostró convencido de que la presencia de 13 Gobiernos de centro izquierda en la Unión Europea va a permitir, sobre todo tras la victoria socialdemócrata en Alemania, alcanzar nuevos objetivos conjuntos. Pero a la vez advirtió que Europa debe desarrollar una tercera vía entre el Estado-nación y un super-Estado europeo, demasiado grande y remoto, para conseguir convertirse en una gran potencia. Ese camino es, según él, el de la construcción flexible y a velocidades distintas de una confederación de Estados nación, que de ninguna manera tendría que quedar en manos de la "burocracia de Bruselas".

Mandelson, que comenzó su intervención elogiando a Borrell por su "liderazgo moderno" y destacando que esa es una cualidad que Blair admiró en él cuando se entrevistaron el pasado verano en Downing Street, terminó sus palabras mirando al candidato socialista a la presidencia del Gobierno e indicándole que a él corresponde también la responsabilidad de llevar adelante los valores de la nueva izquierda. Borrell aseguró que cuando leyó en el libro de Blair que la mayoría de los ciudadanos necesita de una sociedad fuerte para poder desarrollarse con plenitud, inmediatamente pensó: "Este es de los míos, porque socialista viene de sociedad, no de Estado".

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno señaló que los socialistas deben defender en adelante un Estado cuya principal labor no sea prestar protección, sino ofrecer promoción, en coherencia con las demandas de los jóvenes. Borrell señaló que Blair y él coincidieron plenamente en que "el mercado produce riqueza, pero no garantiza solidaridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 1998

Más información

  • Borrell: "Socialista viene de sociedad"