Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cantante Alanis Morissette dulcifica su rabia en su nuevo disco

El álbum consigue vender dos millones de copias en una semana

Tras el éxito apabullante de su anterior trabajo, Jagged little pill, del que se vendieron 28 millones de discos, Alanis Morissette se tomó un largo respiro. Digerir el éxito le ha costado casi tres años en los que coqueteó con la idea de huir de todo el ruido y las presiones que impone la fama. Por eso su nuevo álbum tiene el complicado título de Supposed former infatuation junkie (Supuesta ex adicta al engreimiento). La cantante canadiense explicó ayer en Madrid cómo hizo para convertir la rabia de su anterior disco en calma espiritual.

Con el largo pelo en ondas que le llegan casi hasta las caderas, una falda negra de satén floreado sobre unos vaqueros de discreta pata de elefante y unas zapatillas deportivas, Alanis Morisette fue capaz ayer de esbozar su dulce sonrisa y hablar de cómo se convierte la rabia -como la que expresaba en You oughta know, el tema que la lanzó al estrellato - en expresión de espiritualidad.Sin embargo, este cambio no es gratuito. Alanis Morissette estuvo en peligro de desaparecer del panorama musical por decisión propia después de sentirse literalmente abrumada por el éxito y experimentar lo que ayer describió como "un proceso tormentoso y catártico".

"Hubo un momento, hace un año, en que pensé que todo esto no valía la pena y creí que no volvería a escribir canciones", dijo ayer. "La compañía me presionaba para que preparara los temas para el siguiente disco y yo me sentía incapaz de hacerlo. Pero luego me di cuenta de que todo era parte de un proceso de asimilación y que tenía que llegar a un punto de conexión conmigo misma. Me di cuenta, entre otras cosas, de que la gente que iba a mis conciertos no sólo iba para verme a mí sino para verse ellos mismos reflejados en mis temas y mi música. Entonces decidí que sí podía seguir haciendo canciones e intentar buscar esa magia, esa inspiración. Para mí componer música se convierte inevitablemente en un encuentro conmigo misma y si ese encuentro es algo que puedo transmitir a los demás vale la pena intentarlo".

Revelaciones orientales

El encuentro consigo misma le llegó después de un viaje a India. "Una de las revelaciones que tuve en ese viaje es que no tienes que ir necesariamente a un lugar exótico y místico de Oriente para hallar las claves de tus conflictos y las de la espiritualidad. Hay un hilo conductor que une todas las religiones y es el contacto interior que nos hace descubrir a Dios. Este disco está impregnado de esas reflexiones. En él, además de experimentar con nuevos sonidos y acordes, vuelvo a componer temas en solitario, como al principio de mi carrera".Supposed former infatuation junkie está convirtiéndose también en un éxito de ventas, pero esta canadiense de 24 años ha asumido una actitud que le servirá de autodefensa. "No me interesa vencer, sino expresarme", dice. "He descubierto que aún tengo mucho que expresar y no sólo a través de la música, sino también del vídeo, de la pintura y del cine".

En el vídeo de su canción Thank you aparece desnuda en medio de la ciudad y su gente. Alanis Morissette considera que ese vídeo tiene un complejo simbolismo. "Estaba yo en la ducha una mañana pensando en cómo hacer el vídeo y me di cuenta de que era un disco con mucho presente, muy crudo, directo, sin vergüenza y decidí que el vídeo debía ser así, desnudo como estaba yo en ese momento. Por otro lado, también me llevó a pensar en la relación con mi cuerpo en estos años. He dejado de pensar que era algo ornamental , un mero objeto de deseo, y ahora me siento muy cómoda con él. El estar desnuda, además, tiene un punto de vulnerabilidad que a la vez te da cierto poder, y yo quise que las imágenes reflejaran eso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 1998