Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio oral contra Hachuel por el presunto alzamiento de una pinacoteca

El juez titular del juzgado de instrucción número 30 de Madrid, Rafael Botella y García-Lastra, ha dictado auto de apertura de juicio oral contra el financiero Jacques Hachuel por un presunto delito de alzamiento de bienes en relación con la venta de una valiosa pinacoteca que había sido dada en garantía de un préstamo de 7.500 millones de pesetas. El préstamo había sido concedido por Banesto a una sociedad del financiero, Portic, que no lo devolvió, y la colección de cuadros era propiedad de la sociedad Variations International.

Cuando Banesto y SCI Gestión, propiedad del banco, se adjudicaron por vía judicial la sociedad Variations y buscaron la colección de cuadros, éstos ya no estaban. Banesto presentó una querella criminal por presunto alzamiento de bienes. Junto con Hachuel, son querellados el administrador de la sociedad Variations, Rafael García Arteaga, y Álvaro Hachuel Collet, hijo del financiero.

La colección de arte reunía, según una auditoría de Portic del ejercicio 1991, unas 120 piezas, entre pinturas y esculturas y su valor estimado era de 2.318 millones de pesetas.

Entre las obras pictóricas, destacaban pinturas de Picasso, Miro, Ernst, Malevitch, Tapiès y muchos otros autores españoles y latinoamericanos. Entre las esculturas destacaba una obra de Alberto Giacometti, valorada en 686 millones de pesetas.

Hachuel acordó, al garantizar el crédito de la sociedad Portic, informar a Banesto sobre la situación de la pinacoteca. Según una carta firmada por el financiero el 14 de febrero de 1992, asumía "personalmente" y como "presidente del consejo de administración de la sociedad Portic", titular del 100% de Variations, el compromiso a "comunicar" al banco cualquier "variación que experimente la pinacoteca de obras de arte como consecuencia de futuras ventas". Asimismo, el "importe producto de dichas ventas se aplicará", decía la carta, "a rebajar el referido crédito", de 7.500 millones de pesetas.

Hachuel, que dejó de pagar el crédito, decidió, en el contexto de la crisis de sus relaciones con Banesto, vender la pinacoteca o parte de ella, sin cumplir la garantía, esto es, aplicar el dinero a reducir el importe del crédito de Portic con Banesto.

Hachuel sostiene que fue fiduciario para Banesto en la época en que lo presidió Mario Conde y que la entidad no ha respetado sus pactos verbales. El financiero, a su vez, ha puesto querellas civiles y penales contra el banco.

Fuentes del mercado de arte informaron que algunos cuadros de la colección, muy conocida tanto dentro como fuera de España, fueron vendidos en los últimos años.

El juicio oral tendrá como partes, según petición efectuada por el ministerio fiscal, a las sociedades de Hachuel Palmira Overseas Inc, de Panamá; Invisan Establishment, de Liechtenstein; Portic y Variations Internacional. Estas sociedades, pues, responderán como responsables civiles subsidiarios.

El juicio se celebrará en un juzgado de lo penal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de octubre de 1998