Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quimioterapia, la justa

INVESTIGACIÓNCONCHA ARAÚJO, Jaén El cáncer de mama es uno de los más frecuentes entre la población femenina, aunque, aisladamente, también se dan casos entre la masculina. Esta fue una de las causas que llevó a un equipo científico, formado por dos oncólogos del hospital Ciudad de Jaén y cinco investigadores de la Universidad a investigar cómo es posible atajar la enfermedad residual, la que puede volver a provocar una metástasis. La toma de muestras a las pacientes comenzó en enero, poco después de que se rubricara el convenio entre la asociación de estudios oncológicos Lofersán -que han fundado médicos del centro sanitario para impulsar la iniciativa- y la Universidad de Jaén, a la que pertenece el director del proyecto, José Juan Gaforio, médico y profesor del área de Microbiología de la institución académica. Las investigaciones sobre tumores, especialmente en el caso del cáncer de mama, habían permitido comprobar que se consigue una buena recuperación de la paciente, sobre todo porque "los tratamientos quimioterápicos son muy buenos", indica Gaforio. Las cosas se complican cuando quedan "unas pequeñas células residuales". Desde que la paciente es intervenida, hasta que se manifiesta esa nueva posibilidad de metástasis, existe lo que el equipo califica como "un hueco" que hay que cubrir. El objetivo último es que ninguna persona, con esta afección, reciba sesiones de quimoterapia de más ni de menos. En el primer caso porque puede ser agresiva con el organismo al dañar células en buen estado. En el segundo porque cabe la posibilidad deque el residuo que genera la reproducción del mal lo haga por un defecto de aplicación de la terapia indicada. Otro de los aspectos a los que contribuirá será a convertir la patología en un proceso crónico que garantice a la persona afectada una óptima calidad de vida, "que sobrelleve la enfermedad", indica Gaforio, en aquellos casos en los que la erradicación resulte imposible. En esta situación, los análisis sanguíneos -que se practicarían periódicamente a las pacientes-, facilitarían pronosticar "cuando se tiene que aplicar el tratamiento y con que intensidad", un método para "personalizar" la atención que requiere cada paciente, añade Gaforio. Muestras de sangre Hasta el momento se han practicado análisis -se toman muestras sanguíneas convencionales, para huir de métodos que resulten agresivos para las pacientes- a unas 40 mujeres, que en su día fueron mastectomizadas, para detectar si existe alguna célula residual de la enfermedad que pueda provocar metástasis en otro punto del cuerpo. Esta es la hipótesis inicial. Con los resultados, los científicos pueden "predecir", explica Gaforio, en que momento se hará necesario aplicar un nuevo tratamiento quimioterápico o la intensidad del mismo. La prudencia científica advierte que habrá que llegar a unas 60 ó 70 muestras para que los resultados sean fiables. Mientras tanto, con las conclusiones preliminares, prefieren evitar pronunciamientos que despierten falsas expectativas. La extracción sanguínea se practica en el centro sanitario y se traslada a la Universidad de Jaén, donde se somete al citómetro de flujo. Como este aparato (que la institución académica adquirió hace dos años) sólo existe otro en Sevilla. El uso del citómetro permite comprobar la ausencia o la presencia de determinadas proteínas en superficie, en el citoplasma o en el núcleo. Luego, con la ayuda del PCR -tecnología que suele emplearse en medicina legal y genética, entre otros campos- que se emplea para ampliar el DNA tantas veces como se desee, se podrán ir secuenciando las pruebas practicadas. Exceptuando algunas síntesis químicas que se consideraban anticancerígenas, no ha habido en Jaén ninguna otra brecha de investigación en este terreno y mucho menos con un carácter sistemático, como el que sigue este proyecto al que, inicialmente le quedan algo más de dos años para obtener conclusiones definitivas, aunque en congresos o publicaciones científicas podría anticiparse información antes de culminar el trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998

Más información

  • Aulas
  • Médicos y profesores de Jaén investigan cómo actuar sobre los residuos de cáncer de mama