Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Papel higiénico

Cada maestrillo tienen su librillo y cada colegio su reglamento. En el centro Nuestra Señora de Belén, de Gines (Sevilla) a comienzos del curso los alumnos tenían entre la lista de material escolar solicitado por los profesores un curioso encargo: todos los alumnos de primaria tenían que llevar dos rollos de papel higiénico. ¿Para qué? "Lo usan sobre todo en esta época de resfriados como sustituto de los pañuelos que a veces no traen", explica Gabriel Cañete, profesor de 6º de Primaria. El colegio, dice Cañete, gastaba 780 rollos de papel higiénico al año para 240 alumnos de primaria. Los profesores pensaron que los chicos hacían un mal uso del papel. "Lo mismo pasaba con el dosificador de jabón, que siempre estaba vacío y el líquido desparramado por el suelo y a veces incluso atascaban la cisterna con esas cosas", prosigue Cañete. La decisión que se tomó fue llevar papel y jabón a las clases y cogerlas un momento para ir al baño. Como el colegio "tiene un presupuesto bajísimo" se decidió que los alumnos llevaran el papel higiénico, "algo que no supone nada a la economía familiar" y de paso les sirve a los chicos de formación pedagógica: "Así aprenden a hacer un buen uso de algo que es suyo. Intentamos que se responsabilicen y buscamos su colaboración porque de esta forma están gastando de lo suyo", afirma Cañete. "No es por el dinero, son 150 pesetas, sino para que aprendan a dar valor a las cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998

Más información

  • Aulas